El mayor sindicato francés asegura que la protesta continuará pese a la ley

Y pidió al presidente francés, Nicolas Sarkozy que abra negociaciones

internacional

| 24.10.2010 - 19:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), Bernard Thibault, se mostró hoy convencido de que la protesta contra la reforma del sistema de pensiones continuará aunque se adopte definitivamente la ley, y pidió al presidente francés, Nicolas Sarkozy que abra negociaciones.

"La movilización va a continuar", aseguró en una entrevista hoy a la cadena de televisión 'France 5' Thibault, que pidió a Sarkozy que no promulgue la ley -que debe adoptar definitivamente el Parlamento la próxima semana- y recordó que el objetivo último es "la apertura de negociaciones con los sindicatos sobre el futuro de las pensiones".

El líder del mayor sindicato francés argumentó que "nadie puede pensar que la adopción de una ley en un tema como éste puede acabar con el debate", que "va a continuar mientras siga el descontento", y apostilló que "los parlamentarios no decretan el fin del debate sobre las pensiones".

El Senado votó el pasado viernes el texto legislativo que retrasa la edad de jubilación en dos años, de los 60 hasta los 62 años para la voluntaria, y de los 65 a los 67 para poder cobrar una pensión completa cuando no se ha cubierto el periodo de cotización (41,5 años en el futuro).

Preguntado sobre las acciones que han conducido al desabastecimiento en carburante de un cuarto de las gasolineras por el paro de las 12 refinerías del país y el bloqueo de muchos depósitos de combustible, Thibault respondió que "el bloqueo no es un objetivo" pero "puede ser una consecuencia" de la posición de Sarkozy.

También señaló que las actuales movilizaciones "no tienen las mismas características que las precedentes" contra otras reformas de las pensiones, ya que en este caso hay "una base interprofesional" y "el nivel de descontento no se va a desvanecer".

La razón de la situación actual -añadió- es "la intransigencia del presidente de la República", tras haber recordado que de acuerdo con la última sentencia publicada hoy por 'Le Journal du Dimanche' la popularidad de Sarkozy ha vuelto a caer dos puntos en el último mes hasta el 29%, mientras un 70% de los franceses dicen estar descontentos con él.

El secretario general de la CGT criticó la reforma de las pensiones por "injusta", y para ilustrarlo señaló que no se han tenido en cuenta sus propuestas para que los trabajos más penosos dispongan de una cotización particular y atender así a que la esperanza de vida de quienes los ejercen es más baja.

Los sindicatos se concertaron el pasado jueves para organizar dos nuevas jornadas de protesta, la primera con huelgas y manifestaciones el próximo jueves, y la siguiente con nuevos desfiles el sábado 6 de noviembre.

Por otro lado, la patronal francesa MEDEF alertó hoy de "la gravedad del impacto sobre la economía del país de las perturbaciones actuales" y pidió, entre otras cosas, "moratorias" en el pago de las cotizaciones sociales para "las empresas ya fragilizadas por la crisis".