El juez expulsa a Mladic de la sala del juicio por encararse con las madres de Srebrenica

internacional

| 04.07.2011 - 10:55 h
REDACCIÓN
Más sobre: MladicSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El exlíder militar de los serbios de Bosnia Ratko Mladic se ha encarado hoy con un juez del TPIY y con familiares de las víctimas de Srebrenica con lo que provocó su expulsión de la sala y no tuvo que declararse culpable o inocente de las acusaciones de crímenes de guerra y genocidio.

Ante la ausencia de Mladic tras enzarzarse con el presidente de la sala, Alphons Orie, por su negativa a hablar sin la presencia de abogados de confianza, el juez ha hecho prevalecer el principio de presunción de inocencia y le ha declarado "no culpable" de los cargos, lo que la Fiscalía intentará rebatir durante la vista, todavía sin fecha prevista.

La expulsión ha tenido lugar cuando el holandés Orie ha llamado al exgeneral a mantenerse en silencio salvo que le dieran la palabra, orden que el conocido como "carnicero de Srebrenica" ha ignorado hasta el punto de invitar a callarse al propio juez del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). "Si no sigue mis órdenes tendré que hacer que le expulsen de la sala", ha señalado el juez Orie.

"Pues no espere más (para expulsarme), pero no voy a escuchar ni decir nada más si no es en presencia de mis abogados. Y usted debería hacer lo mismo", ha replicado el exlíder militar, que ha sido entonces invitado a salir por los miembros de seguridad mientras en la grada algunas madres de Srebrenica le gritaban "criminal".

GESTOS HACIA SUSPRESUNTAS VÍCTIMAS

Una de las muchas llamadas al orden del juez a Mladic ha sido precisamente la de que cesara en su comunicación visual y de gestos burlones hacia los familiares de sus presuntas víctimas. En los escasos veinte minutos en que el exgeneral ha estado en la sala, se ha aquejado de no escuchar bien la traducción al serbio por su mal oído, de no poder llevar su gorra de estilo militar ante el juez y, especialmente, del abogado que el tribunal le ha asignado de oficio.

Mladic ha señalado que no se dejará defender por el letrado determinado por la secretaría del tribunal, Aleksander Aleksic. "No quiero ofenderle, pero es muy joven para defenderme", ha espetado el acusado. El exlíder militar serbobosnio pide que le representen el jurista ruso Alexandr Mezyáev y su letrado de confianza en Belgrado, Milos Saljic. Precisamente, Saljic había señalado ayer a la prensa en Belgrado que Mladic no comparecería "si no es obligado".

TRAJEADO Y CON GORRA MILITAR

Sin embargo, Mladic ha decidido aparecer esta mañana, puntual, trajeado y con su ya característica gorra de estilo militar, que ha tenido que retirarse a regañadientes por orden del juez. El exgeneral serbobosnio, como ya hizo en su primera comparecencia en el tribunal el 3 de junio, ha hecho mención a sus problemas médicos.

Sin embargo, el juez Orie le ha replicado que, según el examen efectuado por los médicos del TPIY, "su estado de salud no le impide comparecer y participar del proceso".El tribunal pondrá fecha en las próximas semanas al principio del juicio propiamente dicho contra el considerado el penúltimo "pez gordo" de las guerras de la ex Yugoslvia, tras el expresidente serbio Slobodan Milosevic, fallecido en el centro de detención del TPIY en 2006, y el líder político serbobosnio Radovan Karadzic, cuyo juicio todavía prosigue.

El fiscal jefe del TPIY, Serge Brammertz, redujo a once cargos el acta de imputado a Mladic, de 68 años, para que el juicio se ciña a los hechos mejor probados y no se demore en exceso. Entre los cargos figura el de genocidio por su presunta responsabilidad en la matanza de unos 8.000 hombres y jóvenes musulmanes en la ciudad bosnia de Srebrenica tras la captura de la localidad por las tropas serbobosnias en julio de 2005.

Mladic fue detenido el pasado 26 de mayo en la casa de un familiar, situada al norte de Belgrado, después de haber estado 16 años prófugo de la Justicia internacional.