El Gobierno yemení espera un acuerdo de transición

internacional

| 26.03.2011 - 17:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El ministro de Exteriores yemení, Abubakr al Qirbi, confía en que hoy mismo se pueda cerrar un acuerdo para la transición del poder en el país que ponga fin a las protestas que desde hace semanas reclaman la dimisión del presidente, Alí Abdulá Salé, y ha precisado que el calendario para dicha trasferencia podría ser negociada.

"Espero que sea hoy, antes de mañana", ha declarado Al Qirbi, ministro de Exteriores en funciones, en declaraciones a Reuters, precisando que el acuerdo se basaría en la oferta hecha por Salé de celebrar elecciones parlamentarias y presidenciales este mismo año y la elaboración de una nueva Constitución.

"El presidente Salé está dispuesto a estudiar todas las posibilidades, siempre y cuando haya compromisos realmente serios por parte de la JMP (la coalición que reúne a los principales partidos opositores) de iniciar un diálogo serio entre ellos y el partido gobernante", ha explicado Al Qirbi.

Ayer, Salé había dicho que estaba dispuesto a entregar el poder para evitar un "baño de sangre" en el país pero había advertido de que sólo lo haría a "manos seguras".

En los últimos días ha estado habiendo conversaciones para elaborar un acuerdo sobre una transición pacífica en el país. Según Al Qirbi, el gobernante Congreso General del Pueblo (CGP) y la principal coalición opositora se reunirán este sábado para hablar del calendario de una transición, entre otros asuntos.

"Creo que el periodo de tiempo es algo que puede ser negociado, no debería ser realmente un obstáculo para alcanzar un acuerdo", ha considerado el ministro de Exteriores. "Creo que las cosas están muy cerca, si la verdadera intención es realmente llegar a un acuerdo, pero si hay partes que quieren obstruirlo, entonces uno no puede predecir lo que va a pasar", ha añadido.

Según Al Qirbi, "ambas partes realmente tienen muchas ganas de ver una solución pacífica, porque si no lo hicieran, creo que sería desastroso para Yemen en las condiciones actuales".

En su opinión, "todas las partes se dan cuentan de que es esencial llegar a un compromiso, que todo el mundo tiene que hacer concesiones". "Creo que si mantenemos este enfoque (...) llegaremos a un acuerdo", ha confiado.

Entre las cuestiones que todavía hay que resolver figura qué tipo de gobierno se instauraría. Se ha estado hablando de pasar de un sistema presidencial a un sistema parlamentario, así como de adoptar un sistema proporcional de representación en los comicios.

CONTACTOS ENTRE SALÉ Y MOHSEN

Por otra parte, Al Qirbi ha dicho no tener información sobre el resultado de las conversaciones entre Salé y el general Alí Mohsen, que el lunes pasado anunció su respaldo a los manifestantes antigubernamentales.

Ayer, un consejero presidencial había informado de que Salé mantuvo encuentros en las últimas 48 horas con el general Alí Mohsen. "En las últimas 48 horas, hubo reuniones entre el presidente y (el general) Alí Mohsen", indicó el secretario de prensa de Salé, Ahmed al Sufi, en declaraciones a Reuters. "Alí Mohsen aclaró por qué hizo lo que hizo y pidió garantías de que no le ocurrirá nada", precisó.

Posteriormente, una fuente próxima al general Mohsen señaló que éste y Salé han discutido un acuerdo para resolver la crisis en virtud del cual ambos abandonarían sus puestos y se irían al extranjero, llevándose a sus hijos y familiares con ellos.

"El acuerdo no está firmado aún, pero creemos que Salé ha dado marcha atrás", explicó la fuente a Reuters, precisando que el general está reconsiderando ahora su postura, pero sigue abierto al pacto. Según esta fuente, las conversaciones han tenido lugar bajo los auspicios de Estados Unidos.

El diario 'The Wall Street Journal' había informado este jueves de que las partes estaban cerca de un acuerdo en virtud del cual ambos hombres renunciarían a sus puestos, provocando la instauración de un gobierno de transición civil.