Japón ordena interrumpir la venta de alimentos en la prefectura de Fukushima

internacional

| 19.03.2011 - 11:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar del Gobierno japonés ha ordenado interrumpir la venta de todos los productos alimentarios procedentes de la prefectura de Fukushima, según ha informado la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

Previamente, el jefe de Gabinete del Gobierno japonés, Yukio Edano, había informado este sábado de que el estado de la planta nuclear Fukushima-1, gravísimamente dañada tras el terrremoto y el tsunami registrados el pasado viernes en la costa nororiental de Japón, ha experimentado "una mejora gradual" pero su situación sigue siendo "impredecible".

El oficial nipón informó igualmente de la presencia de alimentos contaminados, concretamente leche y espinacas, hallados en las prefecturas cercanas a la fuga radiactiva, aunque indicó que no suponen una amenaza para la salud, si bien presentan niveles de contaminación superiores a lo estipulado por la legislación japonesa.

Edano informó de que los reactores de las unidades 1 y 3 se han estabilizado gracias a las operaciones de refrigeración sobre los núcleos altamente radiactivos, que están desarrollando los efectivos presentes en la zona.

El agua de mar inyectada a alta presión sobre los reactores no ha impedido, sin embargo, que el reactor 1 presente una fusión parcial de su núcleo. Se teme que el número 3 pueda encontrarse en un estado similar, pero este punto todavía no se ha confirmado, según detalla la agencia de noticias oficial Kiodo.

Detectada radiación en el agua corriente de Tokio

Las autoridades han informado de que se ha detectado radiación en el agua corriente de Tokio y sus inmediaciones y en las prefecturas cercanas a la central de Fukushima-1.

En concreto, se han detectado pequeñas cantidades de yodo y de cesio radiactivo, según ha informado la agencia de noticias japonesa Kiodo citando al Ministerio de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología, que asegura que los actuales niveles de radiación no afectan a la salud humana aunque se ingiera este agua.

Las prefecturas afectadas son Tochigi, Gunma y Niigata --fronterizas con Fukushima--, Chiba, Saitama y la propia ciudad de Tokio.

En Maebashi, prefectura de Gunma, se detectaron el viernes 2,5 becquerelios de yodo y 0,38 becquerelios de cesio por kilogramo de agua, según el gobierno de Gunma. Se trata de la primera vez que el gobierno de Gunma detecta estas sustancias desde que comenzó a realizar análisis del agua, en 1990.

La Comisión de Seguridad Nuclear japonesa sitúa los límites tolerables de yodo en 300 becquerelios por kilo y los de cesio en 200 becquerelios por kilogramo de agua.

Las autoridades japonesas, además, han ordenado interrumpir la venta de todos los productos alimentarios procedentes de la prefectura de Fukushima, según ha informado la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

"El Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar ha ordenado interrumpir la venta de todos los productos alimentarios procedentes de la prefectura de Fukushima", señala la AIEA en un comunicado.

Las autoridades habrían detectado altos niveles de radiación en análisis de alimentos procedentes de la región donde se encuentra la central nuclear de Fukushima-1 realizados entre el 16 y el 18 de marzo. En concreto, ha aparecido yodo radiactivo. "Hasta ahora no se ha detectado ningún otro isótopo", indica la AIEA.

Este yodo radiactivo tiene una prevalencia corta, de unos ocho días, tras los que su radiactividad comienza a declinar en un proceso que puede durar varias semanas. "Sin embargo, existe un riesgo a corto plazo para la salud humana si el cuerpo absorbe el yodo radiactivo de estos alimentos", explica.

En respuesta, las autoridades han adoptado "dos medidas críticas". La primera fue la recomendación del 16 de marzo para que los evacuados procedentes de los alrededores de Fukushima-1 --en un radio de 20 kilómetros-- comenzaran a ingerir yodo estable, no radiactivo para "vitar la acumulación de yodo radiactivo en la tiroides".