El Gobierno griego no reconoce a la troika como interlocutora

El jefe del Eurogrupo se reunió en Atenas con Tsipras y su equipo económico

Schäuble advierte a Grecia de que Berlín es "difícil de chantajear"

internacional

| 30.01.2015 - 08:27 h
REDACCIÓN

El nuevo ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, dijo que su Gobierno no reconoce a la "troika" de acreedores como interlocutora válida en las negociaciones sobre el programa de rescate de Grecia.

"No tenemos intención de trabajar con una comisión que no tiene razón de existir, incluso desde la perspectiva del Parlamento Europeo", dijo Varufakis en una comparecencia conjunta con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que se encuentra de visita oficial en Atenas.

La terna acreedora está compuesta por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. "Quiero recordar que este Gobierno fue elegido con un programa que no admite el actual programa de rescate ni tampoco que la deuda puede ser pagada", destacó Varufakis, para añadir que su intención es cooperar plenamente con los socios europeos.

"Intentaremos convencer a todos nuestros socios en Finlandia o en otros países de que debemos encontrar una solución por el interés común europeo", dijo. Dijsselbloem, por su parte, recordó que el programa de rescate "se extiende hasta finales de febrero" próximo y agregó: "antes de eso, decidiremos lo que se hará. No hay ninguna conclusión todavía".

A propósito de una posible conferencia internacional sobre la deuda griega, asunto que Varufakis expuso al dirigente del Eurogrupo, éste se mostró tajante. "Esta conferencia ya existe y se llama Eurogrupo", aseguró.

Dijsselbloem dijo, además, que el Eurogroupo "está comprometido con apoyar a Grecia a condición de que Grecia cumpla sus promesas". "Los problemas de la economía griega no desaparecieron con las elecciones" del pasado domingo, que ganó la coalición izquierdista Syriza, recalcó el también titular holandés de Finanzas.

"Los griegos han pasado por mucho en los últimos años, se han hecho muchos progresos y es importante no perderlos", sugirió.

VISITA INTRODUCTORIA

El presidente del Eurogrupo, el socialista holandés Jeroen Dijsselbloem, se reunió en Atenas con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, y con su equipo económico tras la constitutión del nuevo Gobierno de Syriza, que ha ganado las elecciones con un programa basado en el fin de la austeridad y la reestructuración de la deuda helena que choca con las políticas de la UE

"Se trata de una reunión introductoria para conocerse", ha explicado la portavoz de Dijsselbloem, que ha dicho que "no hay que esperar" que empiecen a renegociar ya las condiciones de la asistencia financiera de la UE a Grecia.

Dijsselbloem tiene previsto mantener además encuentros con el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis; con Yorgos Stathakis, que dirige el superministerio de Economía, Infraestructuras y Turismo; y con el viceministro responsable de Relaciones Económicas Internacionales, Euclid Tsakalotos.

El Eurogrupo acordó el pasado lunes iniciar un "diálogo constructivo" con el nuevo Gobierno griego y ofrecerle ayuda para mantener al país en la eurozona, pero sólo si respeta las reglas y los compromisos asumidos. Además, los países de la eurozona han rechazado una quita a la deuda helena y se resisten incluso a reestructurar los plazos y los tipos de interés.

Dijsselbloem será el segundo dirigente de la UE que visita Atenas tras la llegada al Gobierno de SYRIZA. Le ha precedido este jueves el presidente de la Eurocámara, el socialista alemán Martin Schulz, que se ha reunido también con Tsipras.

SCHÄUBLE ADVIERTE A GRECIA DE QUE BERLÍN ES "DIFÍCIL DE CHANTAJEAR"

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advirtió a Grecia de que los compromisos han de mantenerse -sobre todo si se quiere seguir recibiendo las ayudas del rescate- y que Berlín es "difícil de chantajear".

En su intervención en un acto organizado por aseguradoras, el titulas de Finanzas y hombre fuerte de Angela Merkel en materia económica subrayó que "confianza" y "confiabilidad" son "el fundamento para la continuidad de la solidaridad europea". "Sobre esto hay poco que debatir con nosotros y, además, nosotros somos difíciles de chantajear", agregó Schäuble.

El ministro indicó que si todas las partes mantienen lo acordado, Berlín está "dispuesto a la solidaridad", pero "sólo en estas condiciones y en ninguna otra".