El Gobierno francés ve "inaceptable entre aliados" el espionaje de EEUU

Obama traslada a Hollande compromiso de acabar con el espionaje inaceptable

Francia convoca a la embajadora de EEUU por revelaciones sobre las escuchas

Manuel Valls (Archivo)

internacional

| 24.06.2015 - 08:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente estadounidense, Barack Obama, reiteró hoy, en una conversación telefónica con su homólogo francés, François Hollande, su compromiso de acabar con las prácticas de espionaje "que pudo haber en el pasado y que eran inaceptables entre aliados".

Según la versión ofrecida por la Presidencia francesa en un comunicado, el diálogo entre los dos jefes de Estado sirvió para examinar "los principios que deben regir las relaciones entre aliados" en materia de servicios secretos.

El presidente francés, François Hollande, había anunciado su intención de hablar con Obama para pedirle explicaciones acerca de las escuchas del espionaje de EE.UU. a los tres últimos presidentes de Francia.

El Ministerio francés de Exteriores convocó de forma inmediata a la embajadora estadounidense en Francia, Jane D. Hartley, para que dé explicaciones sobre las últimas informaciones acerca del espionaje al que fueron sometidos los tres últimos presidentes franceses.

La última convocatoria de ese tipo y por un motivo similar, según recordaron fuentes oficiales, se remonta a octubre de 2013, fecha en la que acudió su antecesor en el cargo, Charles Rivkin, también por las revelaciones sobre el espionaje estadounidense en Europa.

El Gobierno galo consideró "inaceptable entre aliados" que Estados Unidos, según lo publicado por Libération y Médiapart, espiara al menos desde 2006 hasta mayo de 2012 a los tres presidentes franceses que se sucedieron en ese periodo, Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y François Hollande.

"Francia y Estados Unidos son a menudo aliados en el mundo en nombre de la democracia y de la libertad. Que haya habido esa cobertura evidentemente no es aceptable ni comprensible", señaló en la cadena "i-Télé" el ministro de Agricultura y portavoz gubernamental, Stéphane Le Foll.

La información difundida anoche reveló que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) puso en marcha "una operación de gran envergadura" para pinchar a esos tres jefes de Estado franceses y a colaboradores próximos como diplomáticos o jefes de gabinete.

El portavoz detalló que el consejo de defensa convocado esta mañana, con la presencia de Hollande, del primer ministro, Manuel Valls, y de los principales ministros, tiene como objetivo analizar esa información y eventualmente "pedir explicaciones" sobre las escuchas para que ese tipo de prácticas "no se reproduzcan".

"Todo esto deberá ser precisado", indicó Le Foll, que cuestionó qué puede haber motivado a Estados Unidos para "haber escuchado a sus aliados sobre opciones estratégicas".

El portavoz gubernamental subrayó que tanto Francia como EE.UU. son "grandes naciones con responsabilidades en el mundo" que requieren "estar a la altura", pero destacó que es necesario conocer todos los hechos antes de actuar sobre lo sucedido.

"No entremos en una crisis. Hay que reflexionar sobre lo que se dice. Ya hay suficientes crisis", dijo Le Foll, frente a otros como el cofundador del Frente de Izquierdas, Jean-Luc Mélenchon, que solicitó hoy el cese de las negociaciones sobre el acuerdo de libre comercio e inversiones entre la UE y EEUU (conocido como TTIP).

El portavoz tiene previsto iniciar hoy un viaje a ese país para abordar precisamente ese acuerdo y la preparación de la cumbre del clima en París (COP21) que comenzará el próximo noviembre, y de momento, según avanzó, "no hay razón" para cancelar ese desplazamiento.

Al consejo de defensa convocado para esta mañana se suma, según indicaron los medios, una reunión de Hollande con una veintena de parlamentarios, incluidos los representantes del Senado y de la Asamblea Nacional, para examinar también la situación y la reacción al respecto.

po, según recordó el Ministerio de Exteriores, se remonta a octubre de 2013, fecha en la que acudió su antecesor en el cargo, Charles Rivkin, por las revelaciones sobre el espionaje estadounidense lanzado contra empresarios y políticos franceses, entre otros.

La información difundida anoche por Libération y Médiapart reveló que, en esta ocasión, la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) puso en marcha "una operación de gran envergadura" para pinchar desde 2006 y hasta mayo de 2012 a Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y Hollande.

Para Francia, ese tipo de prácticas entre aliados son "inaceptables", y el país asegura que no está dispuesto a tolerar "ningún acto que cuestione su seguridad y la protección de sus intereses".