El Gobierno dice que se ha desmantelado el núcleo de la logística de ETA

Cinco de los seis etarras detenidos en Francia, entre los terroristas más buscados

Gobierno Vasco: ETA sigue viva y la Policía cumple con su responsabilidad

Ekhine Eizaguirre, 'Kattalin', integró uno de los 'taldes' de 'legales' que ETA pretendía dinamizar en el País Vas

La Audiencia Nacional ordenó en 2001 la detención de Julen Mendizábal por un acto de 'kale borroka'

internacional

| 07.05.2013 - 08:16 h
REDACCIÓN

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha comparecido este martes en rueda de prensa tras la detención de seis miembros de ETA en Francia, una operación con la que su departamento da por desarticulado el "núcleo esencial" del aparato logístico de la banda terrorista, que, según ha dicho, era "fundamental para la supervivencia de ETA".

Fernández Díaz ha añadido que esta operación "sitúa a ETA ante lo inevitable: o se disuelve o se reducirá a unas siglas, como los GRAPO". "Estamos ante un día importante en el marco de la desaparición de ETA", ha añadido.

En cuanto a los detalles del operativo, el ministro ha explicado que los seis detenidos han sido arrestados en una triple operación simultánea en distintos puntos de Francia. Los dos detenidos en el suroeste de Limoges se dedicaban a controlar la red de zulos de la banda y a gestionar el material.

ROBO DE COCHES Y FALSIFICACIÓN

Por su parte, los dos detenidos en el sur de París eran los encargados de la falsificación de documentos y matrículas. Por último, los dos detenidos en Montpellier se dedicaban al robo de coches. Se les atribuyen el robo de entre 20 y 30 vehículos.

Tras las explicaciones del ministro, la Guardia Civil ha mostrado a los periodistas una serie de imágenes sobre la vida en la clandestinidad de los detenidos y ha explicado que Raúl Aduna ejercía como responsable del grupo y que la operación se inició tras el arresto, el pasado octubre, de la jefa de este aparato, Izaskun Lesaka. Entre los detenidos, algunos poseían armas.

Además, el ministro ha destacado de uno de los arrestados, Andoni Goikoechea, que era uno de los mayores expertos en explosivos con los que contaba la banda.

FRANCIA INTERROGA A LOS SEIS DETENIDOS

Las autoridades francesas interrogan desde esta mañana a seis presuntos miembros de la banda terrorista ETA detenidos en tres localidades del país y que el ministerio del Interior considera que pertenecen a "células clandestinas". Las detenciones se produjeron a primera hora de este martes en las localidades de Blois, en el departamento de Loir-et-Cher (centro), Brive-la-Gaillarde (Corrèze, también en el centro de Francia) y Montpellier, en el sureste del país, precisaron las autoridades.

Cinco de los arrestados "estaban registrados en el fichero de personas buscadas", señaló en un comunicado el ministerio del Interior, que centralizó la información sobre estas detenciones, según informó una fuente de la policía judicial gala que rehusó precisar las circunstancias de las detenciones.

SE ENCUENTRAN ARMAS

Las viviendas donde fueron detenidos los presuntos miembros de ETA estaban siendo ya vigiladas por miembros de la policía judicial y, según medios locales franceses, al menos en un caso se encontró un arma durante los arrestos, en concreto entre el material requisado a los dos detenidos en Montpellier.

En esta ciudad del sureste francés los detenidos continuaban en una vivienda de la rue Saint Etienne pasadas las 13:30 horas locales (11:30 GMT), con numerosos cámaras y prensa a la espera de su traslado a la comisaría central de la localidad.

Los detenidos podrán estas bajo control de la policía judicial hasta un máximo de cuatro días, plazo a partir del cual deberán ser presentados ante la Justicia en París, el procedimiento habitual en Francia en estos casos.

MIEMBROS DE LA LOGÍSTICA DE ETA

En España, el ministerio del Interior identificó a los detenidos como miembros de la logística de ETA y con los nombres de Andoni Goicoechea Gabirondo, Raúl Aduna Vallinas, Julen Mendizabal Elezkano, Ekhine Eizaguirre Zubiaurre, Igor Uriarte y Kepa Arkauz Zubillaga, aunque las autoridades galas no han confirmado estas identidades.

El ministerio del Interior francés consideró en un comunicado que "pese a las evoluciones positivas registradas en relación con el País Vasco español, nuestro territorio nacional no ha dejado de ser una base de retaguardia logística y militar para las estructuras clandestinas de la organización". El titular del ministerio, Manuel Valls, aprovechó la ocasión para felicitarse "de la excelente cooperación franco-española en los casos de información y de policía judicial".

Esa colaboración, añadió Valls en el comunicado, "se mantendrá hasta el abandono completo de las actividades clandestinas e ilegales que suceden en nuestro territorio hasta la disolución de ETA".

Las últimas detenciones de presuntos miembros de ETA en Francia se produjeron el pasado febrero, cuando las autoridades galas arrestaron a Oier Ibarguren Sarasola y Montxo Arkaiz Varea Echevarría.

PRISIÓN PROVISIONAL

Ambos fueron enviados a prisión provisional por orden de la Justicia gala después de que fueran imputados por un total de ocho cargos, entre ellos pertenencia a un grupo terrorista, tenencia y transporte de un arma, receptación en banda organizada y uso de matrículas y de documentos falsos.

Anteriormente, el 16 de enero, otros dos presuntos etarras arrestados unos días antes en el centro de Francia, Andoni Lariz y Urtzi Etxebarría, fueron encarcelados tras haber sido imputados por terrorismo. El ministro Valls ha reivindicado en los últimos meses los frutos que genera la cooperación entre ambos países en relación con ETA, para quien ha reclamado que se disuelva.

A principios de este año, el ministro francés advirtió además contra "los llamamientos a la independencia" en el País Vasco porque, dijo, "son peligrosos para la unidad de nuestro país".Y aun admitiendo las peculiaridades culturales de los vascos, recordó que en Francia "la República es una e indivisible".

Entre las últimas decisiones de la justicia francesa en relación con ETA destaca la condena a cadena perpetua dictada por un tribunal de París el pasado 25 de abril al ex jefe etarra Mikel Carrera Sarobe, "Ata", por el asesinato el 1 de diciembre de 2007 de dos guardias civiles en Capbreton.

Además, fue condenado por esos hechos a 28 años de cárcel Saioa Sánchez Iturregui, "Hintza", aunque el Tribunal de lo Criminal de París absolvió a Asier Bengoa López de Armentia.