El rescate de los 33 mineros atrapados en Chile comenzará en la madrugada del miércoles

El Gobierno chileno notifica a los mineros el orden de salida

internacional

| 11.10.2010 - 13:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El rescate de los 33 mineros atrapados desde el pasado 5 de agosto en el norte de Chile entró en su cuenta atras con el anuncio de que comenzará a las 00:00 horas (03:00 GMT) del próximo miércoles. El anuncio lo hizo el ministro de Minería, Laurence Golborne, tras los positivos resultados de los ensayos realizados con la cápsula 'Fénix', diseñada y construida por la Marina chilena para evacuar a los mineros.

Los ensayos con la cápsula, que fueron filmados en detalle, tuvieron lugar tras completarse el "encamisado" (revestimiento) del primer tramo del conducto abierto por la perforadora T-130, a cargo del plan B del rescate.

La T-130, apodada "La Milagrosa" o "La Liebre" por los familiares de los mineros, abandonó hoy la mina San José, de regreso a la mina Doña Inés de Collahuasi, en Iquique, a 1.000 kilómetros al norte de Copiapó, a la que pertenece, entre vítores, aplausos, bocinazos y lágrimas de emoción de los familiares y de los propios técnicos que la operaron.

La cápsula 'Fénix", de 3,95 metros de largo, 51 centímetros de diámetro y casi 400 kilos de peso, dijo Golborne, bajó a 610 metros, con resultados satisfactorios. "Los resultados han sido muy promisorios, muy positivos, la cápsula se comporta muy bien dentro del conducto, se adapta al desplazamiento con encamisado (revestimiento), sin encamisado, no existe movimiento ni bamboleo, no existe ni siquiera caída de polvo dentro de este conducto", subrayó. "Hay optimismo, desde el punto de vista técnico el rescate avanza bien", añadió.

También explicó que el 'encamisado' del conducto con tubos de acero, previsto inicialmente para los primeros 96 metros del túnel, sólo cubrió finalmente los primeros 56 metros, debido a problemas que no especificó.

Ahora se trabaja en la instalación un sistema de izado de origen austríaco, que será el utilizado para bajar y subir la cápsula, dijo Golborne. "Eso tardará 48 horas, quizás un poco menos, por lo que el rescate podría realizarse a partir de las 00:00 horas (03:00 GMT) del miércoles, en la medida que exista la adecuada concreción de los objetivos que están planificados", indicó.

También explicó que en el fondo de la mina, los atrapados están construyendo una plataforma para alcanzar la altura de 2,40 metros que es hasta donde llegará la Fénix en su descenso.

Al comenzar el rescate, los primeros ocupantes de la cápsula serán cuatro socorristas, dos mineros y dos enfermeros, que descenderán hasta el fondo de la mina para apoyar la salida de los mineros, dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich. Los cuatro permanecerán ahí hasta el final del proceso.

El jefe técnico del rescate, André Sougarret, aseguró en tanto que la cápsula Fénix tiene una evaluación de diez puntos de seguridad en una escala de uno a diez.

Durante el recorrido de prueba, bajó a 0,2 metros por segundo. Se espera que esta velocidad aumente a 1 metro por segundo cuando se suba a los mineros, explicó.

El ministro Mañalich aseguró también que los mineros se encuentran en buen estado de salud, y que seis horas antes del rescate iniciarán una dieta de alimentación especial, con un ayuno de sólidos, y reforzada en azúcar, minerales y potasio.

Aunque todavía no se sabe quién será el primer evacuado, se supo hoy quién será el último: Luis Urzúa, topógrafo y jefe de turno de los 33, según confirmaron los expertos de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) que se han preocupado de la preparación física y psicológica de los mineros para el rescate.

Se sabe que primero saldrán los hábiles, después los débiles y finalmente los más fuertes del grupo, en una operación que puede concluir en 48 horas.

Luis Urzúa, de 54 años, se convertirá así en la persona que en el mundo habrá pasado más tiempo que nadie atrapado a 700 metros de profundidad y que ha vivido para contarlo.