El Gobierno británico moviliza a otros 1.200 soldados para los Juegos

Ante la imposibilidad de reclutar a 10.400 guardias de seguridad privada para los recintos olímpicos

internacional

| 24.07.2012 - 13:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Gobierno británico anunció hoy, a solo tres días del inicio de los Juegos Olímpicos, que desplegará 1.200 soldados más para garantizar la seguridad de Londres 2012, con lo que el número total de militares movilizados ascenderá a 18.200. El ministro británico de Cultura y Deportes, Jeremy Hunt, explicó que, además de los 17.000 soldados previstos hasta ahora, se movilizará también a los 1.200 militares que estaban en alerta cara a la Olimpiada, que comienza este viernes en la capital británica.

Después de que la empresa británica G4S anunciara que no podrá reclutar a los 10.400 guardias de seguridad privada que se consideran necesarios para velar por la seguridad de los recintos olímpicos, el Gobierno del conservador David Cameron ya movilizó a 3.500 efectivos del Ejército adicionales, hace doce días.

El plan de seguridad trazado para los Juegos, con un presupuesto de 1.028 millones de libras (1.264 millones de euros), preveía que gran parte de la vigilancia en el interior de los estadios fuera responsabilidad de agentes privados, pero el fiasco de G4S ha variado los planes.

Según admitió el consejero delegado de la firma británica, Nick Buckles, la empresa comenzó a formar en enero a miles de jóvenes para trabajar en los recintos olímpicos, pero no firmó ningún contrato laboral con la mayoría de ellos ni les aseguró un puesto en los Juegos. A medida que se acercaba la fecha del inicio de las Olimpiadas, los responsables de 4GS advirtieron cómo muchas de las personas con las que contaban para vigilar los estadios habían encontrado otro trabajo durante esos meses o bien ya no estaban interesados en la oferta.

Tras reconocer los problemas que tendría la compañía para cumplir su contrato, Buckles afirmó la semana pasada ante una comisión del Parlamento británico que su empresa podría movilizar "como máximo" a 7.000 guardias de seguridad, si bien recalcó que la cifra se iría revisando "día a día".

El Ejército ya desplegó el 12 de julio a 3.500 soldados adicionales para completar las 42.000 personas que requiere el dispositivo de seguridad diseñado para los Juegos y, el día 19, puso en alerta a ese contingente de 1.200 militares, que finalmente fueron llamados hoy para la vigilancia en Londres 2012. "A tres días para la ceremonia de inauguración, y en previsión de un fin de semana en el que habrá grandes aglomeraciones, no queremos dejar nada al azar, por lo que hemos decidido que era la medida correcta", explicó el ministro de Cultura y Deportes. "Es mejor tener esas tropas sobre el terreno para que, en caso de que se las necesite, puedan pasar a la acción inmediatamente", explicó el ministro.

Los soldados adicionales que llegarán a Londres se encuentran en otros destinos, algunos de ellos de vacaciones, y cuentan con 48 horas para incorporarse a sus puestos.

El director ejecutivo del LOCOG, Paul Deighton, afirmó por su parte que "nunca puedes tener certeza absoluta cuando se trata de un contingente de trabajadores temporales. El plan es que 4GS llegue suministrar 7.000 efectivos, pero no podemos estar absolutamente seguros". "Por ese motivo, hemos querido sustituir a esos trabajadores temporales por una fuerza permanente, en la que se puede confiar, como es el Ejército", afirmó Deighton.

La empresa 4GS deberá hacerse cargo de los gastos adicionales que suponen los nuevos contingentes militares, incluido el alojamiento de los soldados en Londres durante los Juegos Olímpicos.