EL G20 da la espalda al fondo de rescate del euro

Sarkozy se alegra de que los griegos "hayan entrado en razón" sobre referendo

Obama y Sarkozy en el G20

internacional

| 05.11.2011 - 11:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los líderes de la Unión Europea acudieron a la cumbre del G20 buscando el apoyo de los países emergentes para sacar adelante el nuevo fondo de rescate y revitalizar una economía que se asoma de nuevo al abismo de la recesión, pero se fueron casi con las manos vacías.

Fue la canciller alemana, Angela Merkel, la que puso voz al sentir del resto de socios europeos al término de la cumbre que se ha celebrado durante los dos últimos días en Cannes. "Aquí no hubo ningún país que dijera contribuiremos" al fondo, señaló.

La Unión Europea llegó a la cumbre con la esperanza de que las medidas aprobadas la semana pasada en la cumbre de la eurozona en Bruselas convenciera al G20 de que el camino de salida de la crisis estaba trazado.

Estas medidas establecen una quita del 50 por ciento para la deuda griega, la recapitalización de la banca europea en unos 106.000 millones de euros y un ambicioso plan para fortalecer el Fondo de Estabilidad Financiera y dotarle con un billón de euros.

Todo quedó trastocado tras la decisión del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, de someter el segundo rescate de Grecia a un referéndum, aunque los mandatarios europeos, sin dejar de atender al inesperado problema, siguieron tratando de convencer a las potencias emergentes de la necesidad de invertir en el fondo de rescate europeo.

Las miradas estaban puestas en China, el mayor poseedor de reservas extranjeras, con 3,2 billones de dólares, así como en Brasil, dispuesta a hacer valer su mayor peso en la economía mundial.

Pero ninguno de ellos quiere invertir directamente en el fondo europeo.

No obstante, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, destacó hoy que para que Europa funcione deben cumplirse sus reglas, por lo que se alegró de que el Gobierno griego "haya entrado en razón" al anunciar que no se celebrará un referendo sobre el segundo rescate financiero a Grecia. "Hacer un referendo sin informar (al resto de socios) no estaba bien. Europa implica derechos, pero también deberes", dijo en una entrevista televisiva concedida junto con el presidente estadounidense, Barack Obama, desde Cannes (sureste de Francia), en donde se clausuró hoy la cumbre del G20.

"Hacer un referendo sin informar (al resto de socios) no estaba bien. Europa implica derechos, pero también deberes", dijo en una entrevista televisiva concedida junto con el presidente estadounidense, Barack Obama, desde Cannes (sureste de Francia), en donde se clausuró hoy la cumbre del G20.

"No se le puede decir al contribuyente francés o al alemán 'prestad dinero a los griegos', pero que el Gobierno griego diga que las reglas no son para ellos", añadió en esa intervención, en la que destacó que "hacen falta autoridad y reglas" para el buen funcionamiento de la Unión.

"Quiero a Grecia, pero hay unas reglas, si no Europa no funciona, y nosotros queremos que funcione", insistió el jefe del Estado galo, quien junto con Obama mostró su total confianza en que se va a salir de la crisis financiera y en que, aunque queda mucho camino, el plan de rescate sienta las bases para lograrlo.

En esa línea señaló que Alemania y Francia, en tanto que "primera y segunda potencia económica europea", tenían que asumir su responsabilidad y el liderazgo, en vez de actuar simplemente "como observadores".

Y en esa labor, según apuntó a los periodistas de France 2 y TF1, la ayuda estadounidense es y ha sido esencial: "Trabajamos en equipo. No hay una economía que pueda salir sola. Nosotros necesitamos que Estados Unidos venga y EEUU necesita una Europa estable".

Obama, en este encuentro en el que los dos expresaron su satisfacción por las buenas relaciones bilaterales, subrayó igualmente que en una economía globalizada "lo que pasa en Europa afecta a EEUU, y viceversa", y que dado que los flujos financieros "son mundiales" la cooperación también debe serlo.

"Tengo una confianza completa en los dirigentes europeos, en Sarkozy, en (la canciller alemana Angela) Merkel, para garantizar que se puede salir de la crisis financiera", indicó tras haber participado en Cannes en la cumbre del G20.

En esa intervención televisiva recalcó que, aunque "es difícil coordinar a tantos países distintos", esos dos mandatarios europeos se han mostrado "muy decididos" a la hora de asegurarse que el plan iba a salir adelante.

"Compartimos responsabilidades y afrontamos el mismo combate en una época muy difícil", destacó el líder estadounidense respecto a su relación con Sarkozy, de quien afirmó que es "un socio absolutamente esencial, abierto y con mucha energía".

"Los problemas europeos van a ser resueltos por los europeos, pero EEUU puede ayudar y asegurarse de que otorga el apoyo necesario", añadió Obama, quien resaltó que las instituciones financieras también deben contribuir a la salida de esta crisis "porque, si actúan de manera irresponsable, tienen un impacto enorme sobre el contribuyente".