El G-20 redobla el colchón financiero del FMI con más de 430.000 millones de euros

Reunión del G20

internacional

| 21.04.2012 - 10:36 h
REDACCIÓN
Más sobre: G-20SuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El G-20 se ha comprometido este viernes a redoblar el colchón financiero del Fondo Monetario Internacional (FMI) en más de 430.000 millones de euros (325.000 millones de euros), doblando así la capacidad prestamista de la organización internacional, a fin de garantizar la estabilidad financiera y la recuperación económica mundial, según ha confirmado la directora general del FMI, Christine Lagarde.

En un comunicado, Lagarde ha destacado que este acuerdo supone "una contundente resolución de la comunidad internacional para asegurar la estabilidad financiera global y encauzar la recuperación económica mundial por el camino correcto". "Estos recursos se han facilitado para tareas de prevención y resolución de la crisis, así como para alcanzar las necesidades potenciales de financiación de todos los miembros del FMI", añade Lagarde, en un claro guiño a los países de la zona euro más afectados por la crisis de la deuda, como España o Italia.

En las últimas semanas se ha especulado con un hipotético rescate financiero a España, fruto del recrudecimiento de la coyuntura económica y las pobres expectativas de crecimiento, lo que ha provocado el resurgimiento del alarmismo en Madrid y en Bruselas. Estos fondos adicionales serán utilizados en caso de necesidad, aclara la directora general del FMI en el comunicado.

En declaraciones recogidas por Reuters, Lagarde ha aseverado en que esta resolución "una expresión colectiva de enorme importancia y necesaria". Con este aumento, se ha superado la barrera del trillón de dólares (756,5 billones de euros) reclamado por el FMI hace unos meses para lidiar con la creciente crisis en Europa. Por ello, Lagarde ha confesado estar "fascinada por la cantidad" de fondos acordados en esta cumbre y que, sumados a los compromisos rubricados en 2010 durante el periodo de reformas del FMI.

APORTACIONES

Lagarde ensalza esta "amplia respuesta" para "fortalecer la economía global y la estabilidad financiera", después de que haber realizado numerosos llamamientos a incrementar la capacidad prestamista del FMI. Ha expresado su agradecimiento a China, Rusia, Brasil, India, Indonesia, Malasia y Tailandia, entre otros, por sus contribuciones.

El FMI no facilita los montantes con los que estos países han secundado la petición de más fondos por parte de Lagarde. En este sentido, sí explicita que India, Malasia y Tailandia, bajo el paraguas de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), han condicionado su apoyo al beneplácito que ha de expresar sus respectivos parlamentos.

Asimismo, la República Checa, cuya contribución asciende a 1.500 millones de euros, también ha supeditado tal monto a la aprobación del Parlamento, tal y como aclaró el gabinete del Banco Nacional Checo (CNB) el pasado 26 de enero en el inicio de la ronda de contactos por parte del FMI. No en vano, en el comunicado que emitió entonces, el CNB "no aconseja al Gobierno que provea al Fondo de otro préstamo", salvo que haya una "garantía estatal de 2.530 millones de euros".

En este refuerzo del colchón financiero del FMI, la UE ha hecho la mayor aportación: 150.000 millones de euros. Japón ha contribuido con 45.000 millones de euros; Corea del Sur, Arabia Saudí y Reino Unido con unos 11.300 millones; Suecia, Noruega y Suiza con algo más de 7.500 millones; Polonia 6.270 millones de euros, algo más que Australia; Dinamarca, con 5.300 millones de euros, y Singapur 3.000 millones, el doble que la República Checa.

EUROPA, CENTRO DE LAS PREOCUPACIONES

En un comunicado anterior publicado este viernes, el FMI y el G-20 aplauden las medidas adoptadas por los países de la eurozona en marzo para "fortalecer los cortafuegos europeos", en alusión a los dos fondos de rescate, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), "en el marco de unos mayores esfuerzos en reformas y la disponibilidad de las líneas de canje" de deuda del Banco Central Europeo (BCE).

La UE aprobó el 30 de marzo incrementar a 800.000 millones de euros la dotación del fondo de rescate para países endeudados, aunque solo habrá 500.000 millones de euros disponibles, en caso de que España o Italia precisen ayuda, ya que el resto del dinero está comprometido para Grecia, Irlanda y Portugal, bajo programas de rescate financiero. Al respecto, Lagarde manifestó este jueves que el MEDE y el FEEF deberían estar disponibles para ayudar a cualquier país europeo que los necesite para recapitalizar su banca.

Fuentes del FMI han sostenido a Reuters que estos nuevos fondos solo darán tiempo a Europa para que continúe acometiendo reformas que, en palabras de Lagarde, son "suficientes" las que se han aprobado hasta ahora en términos monetarios, fiscales y financieros.

En cambio, el director del Comité Financiero del FMI, el ministro de Finanzas de Singapur, Tharman Shanmugaratnam, ha abogado por la cautela y ha dejado entrever dudas sobre si las reformas llevadas a cabo por las naciones europeas más golpeadas por la crisis servirán a su vez como cortafuegos. "Si sus reformas pierden credibilidad y el 'momentum', entonces, francamente, el cortafuegos no será suficiente, así que depende completamente del compromiso (de la UE) para con las reformas", ha apostillado.

En la misma línea que Lagarde se han pronunciado tanto Estados Unidos como Canadá, quienes han recalcado que ya han hecho suficiente al facilitar liquidez en dólares a los bancos europeos. No obstante, el ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty, también ha admitido que "las circunstancias podrían cambiar".

Por su parte, los países emergentes, encabezados por los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), han trasladado al seno del FMI su particular lucha por acaparar mayor poder en las instituciones fundadas en los acuerdos de Bretton Woods en pos de una representación global más equilibrada que responda a su crecimiento económico e ingente influencia comercial.

Así pues, el titular de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, ha asegurado que los BRICS han supeditado los fondos aportados en esta cumbre al FMI a "la finalización de la reforma de la cuota del FMI (suscrita en 2010) que se traduce en una mayor representación de los países emergentes" y, por ende, han aceptado contribuir a este nuevo aumento de los fondos.