El exilio cubano califica de "infamia" las "concesiones" de Obama a Raúl Castro

Exilio cubano califica de "infamia" las "concesiones" de Obama a Raúl Castro

internacional

| 21.12.2014 - 10:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Una veintena de organizaciones del exilio cubano en Miami se concentraron ayer en el centro urbano de la ciudad para expresar su rechazo frontal a las "infames concesiones" hechas por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al "régimen tiránico de Raúl Castro".

La airada protesta del exilio, que discurrió pacíficamente por el Parque de José Martí, a pocas manzanas de la emblemática Calle Ocho de La Pequeña Habana, concentró sus principales ataques contra la "traición", "claudicación" y "nefastas medidas" de Obama.

"Sentimos mucho dolor. El presidente Obama piensa que con sus medidas va a ayudar al pueblo de Cuba y no es así. Esto ayuda al Gobierno de Cuba a fortalecer y equipar su maquinaria represiva para reprimir al pueblo cubano y la sociedad civil", dijo a Efe Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, quien se sumó por primera vez a un protestas del exilio en Miami.

La disidente resaltó el hecho de que los cubanos de dentro y fuera de la isla constituyen "un solo pueblo" unido por el "dolor" ante el inmediato restablecimiento de las relaciones diplomática entre Washington y La Habana.

La concentración, organizada por la Asamblea de la Resistencia Cubana, se produce tres días después de que Obama anunciara el deshielo y la normalización de las relaciones entre ambas naciones, una medida que ha generado una profunda división entre quienes se sienten víctimas de una "traición" y los que ven este cambio como algo "positivo" y necesario.

Mientras un enjambre de periodistas y fotógrafos se abrían paso entre la multitud concentrada en el Parque, esta se manifestaba con ira por el histórico acercamiento de Estados Unidos a Cuba.

El resorte emocional del exilio que se opone a esta "negociaciones" se sustanció en gritos como "¡Obama, cobarde, traidor!","¡Abajo la dictadura castrista!", y, sobre todo, el clamor del más de medio centenar de personas gritando: "¡Libertad!" y "¡Viva Cuba libre!".

Para el expreso político Orestes Cervantes, quien permaneció 22 años encarcelado en la isla caribeña, Obama "ha traicionado" a los cubanos y "se ha reído de nuestros muertos y de las Damas de Blanco", pero el "presidio político de Miami -señaló a Efe- jamás va a tener paz con los hermanos Castro".

Junto a él, su mujer, Dalia, asentía con la cabeza. "Esperamos que los congresistas estadounidenses logren parar las medidas de Obama", comentó a Efe visiblemente emocionada. "No nos esperábamos esto de Obama", murmuró.

A juicio de Sylvia Iriondo, presidenta de MAR por Cuba, el rechazo de su organización al acuerdo se fundamenta en que el "régimen cubano, en los temas sustanciales, como son la libertad y los derechos humanos, no ha hecho nada".

Se trata, afirmó Iriondo a Efe, de una serie de "concesiones unilaterales" que suponen una "afrenta a la justicia, al país, a las víctimas del castrismo y, sobre todo, a las aspiraciones democráticas del pueblo cubano".

En sintonía con el sentir de la concentración, Ángel Desfana, director de Plantados, uno de los grupos que conforman la citada Asamblea, precisó a Efe que, pese a que esto no es una "traición" de Obama, puesto que el mandatario "no es cubano", su "pensamiento político (el de Obama) se identifica en parte con el socialismo cubano".

Minutos antes de que comenzará el acto de repulsa al acuerdo entre Estados Unidos y Cuba para reanudar sus relaciones, rotas en 1961, el ambiente se fue caldeando y se notó mayor presencia policial en la plaza.

Las expresiones de ira, sorpresa y decepción se mezclaban en la mayor parte de las conversaciones que mantenían los cubanos entre ellos. "Ha sido una sorpresa para mí, me negaba a creer lo que estaba viendo", dijo con indignación a Efe Jorge Gutiérrez, de la Brigada de Asalto 2506.

"Sigo con rabia, decepción y asombro", expresó Gutiérrez, quien se unió poco después a los grupos que levantaban grandes pancartas en las que se leía: "Apoyamos a la resistencia cubana", "Asesinos de patriotas en libertad", "Los Castro fuera del poder", "Elecciones libres" y "Todos somos resistencia".

El acto comenzó, tras escucharse el himno estadounidense y el cubano, coreado por los asistentes a la protestas, con una palabras en inglés dirigidas a la multitud por Iriondo.

"La libertad del pueblo cubano no es negociable", afirmó la activista, unas palabras que fueron muy ovacionadas por la multitud que coreó en ese momento "¡libertad, libertad!".

Pidió a continuación Iriondo la libertad para todos los presos políticos y de conciencia encarcelados en la isla y la convocatoria de elecciones libres, principios democráticos, hizo hincapié, que son de obligado cumplimiento antes de fijar acuerdos con La Habana.

A continuación, un portavoz de la Asamblea de la Resistencia resaltó que el rechazo de buena parte del exilio cubano y de los disidentes de dentro de la isla a las "recientes disposiciones de Obama" se debe a que estas dan oxígeno a la "tiranía más violadora de los derechos humanos".

"Es decepcionante que Obama negocie con un tirano de turno (en referencia a Raúl Castro)", exclamó.