El equipo negociador iraní regresa a Teherán y es recibido con honores por el acuerdo nuclear

internacional

| 15.07.2015 - 07:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El equipo negociador iraní que logró alcanzar un histórico acuerdo con las potencias del Grupo 5+1 sobre el polémico programa nuclear de su país llegó hoy a Teherán donde fue recibido con honores, tras una noche en la que los ciudadanos salieron a festejar el pacto por las calles.

Según informa la agencia oficial iraní IRNA, el grupo encabezado por el ministro de Relaciones Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, regresó a Teherán, tras haber pasado 18 días consecutivos en la capital austríaca participando en las intensas negociaciones.

Antes, los negociadores hicieron un alto en la ciudad santa de Mashad para visitar el mausoleo del Imán Reza, uno de los centros de peregrinación religiosa más importantes para los chiíes. Mientras Zarif y sus acompañantes regresaban a Teherán, miles de ciudadanos salieron por la noche a las calles de la capital iraní para festejar el acuerdo.

Los iraníes esperaron hasta la noche, cuando se rompe el ayuno de ramadán, para recorrer con sus coches las principales avenidas de la capital y expresar con bocinazos, cánticos, banderas y ocasionales bailes su alegría por el pacto, que pondrá fin a más de 13 años de desencuentros entre su país y la comunidad internacional sobre su programa atómico.

Durante horas, las calles de la ciudad se convirtieron en un incesante atasco ante la atenta mirada de la policía, que se limitó a observar y a cortar periódicamente determinadas calles para evitar que la gente se concentrara en lugares no deseados.

Para muchos iraníes, el pacto, que entre otras cosas habilitará el fin de las sanciones internacionales que pesan sobre la economía del país, abre la puerta a muchas esperanzas para que mejore también la situación socio-política.

El propio Zarif subrayó nada más anunciar el logro que éste no es un fin, sino que debe ser visto como "el principio de una más profunda relación de Irán con el mundo". "No es un techo, sino un sólido cimiento. Ahora debemos construir sobre ello", escribió en su cuenta de la red social Twitter.