El "Enterprise" sobrevuela ya el cielo de Nueva York en su último viaje

Pasó por lugares tan emblemáticos de la Gran Manzana como la Estatua de la Libertad

Enterprise (Enterprise)

internacional

| 27.04.2012 - 18:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El transbordador espacial Enterprise, acoplado a un avión Boeing 747, sobrevoló hoy el cielo de Nueva York, en donde muchos neoyorquinos aguardaban con expectación su último vuelo hacia su destino final, el museo naval Intrepid, a bordo de un legendario portaaviones.

El Enterprise sobrevoló lugares tan emblemáticos de la Gran Manzana como la Estatua de la Libertad, el centro Lincoln o los famosos puentes de la ciudad antes de aterrizar en el aeropuerto internacional John F. Kennedy, procedente del de Dulles (Virginia), al oeste de Washington.

Nombrado Enterprise para recordar la popular nave insignia de la flota de la Federación Unida de Planetas de la serie televisiva "Star Trek", el transbordador de la agencia espacial estadounidense surcó el cielo neoyorquino a baja altitud para que pudieran verle los ciudadanos y los turistas que coincidieron con el día de esta histórica atracción.

A ambas orillas del Hudson, en Nueva York y en Nueva Jersey, se vio al Enterprise en su último paseo aéreo.

El transbordador llegó después al JFK, en donde será desmontado del Boeing 747 modificado en que fue trasladado y después será colocado en una barcaza que lo remolcará río arriba por el Hudson hasta el Intrepid.

Este legendario portaaviones estadounidense, convertido en museo flotante en 1982, será su casa temporal a partir de junio hasta que se pueda contemplar en una exposición prevista para mediados del mes siguiente.

La NASA explicó que una grúa izará al transbordador espacial y lo colocará en la plataforma del Intrepid, donde se exhibirá al público dentro de un pabellón temporal con clima controlado.

Según señaló el director de la NASA, Charles Bolden, el Intrepid fue elegido como morada del transbordador por su historia y "porque el Enterprise, al igual que la flota de transbordadores, es un tesoro nacional y ayudará a inspirar a la próxima generación de exploradores cuando empiece el próximo capítulo de la exploración espacial".

"Será la mayor atracción espacial del noreste del país. Cuando vengan a verlo, no solo contemplarán el transbordador, sino que también entrarán en una experiencia interactiva", anticipó la presidenta del museo Intrepid, Susan Marenoff-Zausner.

El portaaviones Intrepid también ocupa una parte importante en la historia estadounidense, ya que participó en batallas en el Pacífico Sur durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y en la guerra de Vietnam (1964-1975).

De momento, ambas naves fueron la atracción de hoy para los neoyorquinos, que a través de redes como Twitter convirtieron la bienvenida a la nave espacial en tendencia del día, con múltiples comentarios, o también para las televisiones, que retransmitieron en directo cómo surcaba el cielo de la Gran Manzana y aterrizaba en el JFK.

La nave, construida entre 1974 y 1975, nunca realizó una misión al espacio, pues fue el prototipo para construir otros transbordadores que sí lo hicieron, y con ella se trabajó para que las naves pudieran retornar a tierra y ser usadas repetidas veces.

En el Enterprise, montado en aviones, se probaron sus cualidades aerodinámicas, aparte de que dicha nave efectuó cinco vuelos atmosféricos libres, planeando, para ensayar cómo aterrizarían sus sucesores al final de las travesías orbitales.

El Gobierno del presidente Barack Obama decidió en 2011 poner fin a su programa de transbordadores espaciales, después de que se terminara de construir la Estación Espacial Internacional, un programa en el que han colaborado quince países.

Las naves que participaban en esas misiones se han mostrado en todo el país, como ocurrió con el Discovery, que el pasado 17 de abril efectuó su vuelo final desde Cabo Cañaveral (Florida) al aeropuerto Dulles, e igualmente acoplado a un 747 dio un paseo aéreo por Washington.

Otros históricos transbordadores, como el Endeavour, tendrá su casa en el centro de ciencias de Los Ángeles (California) en los próximos meses, mientras que el Atlantis se refugiará para siempre en el centro espacial Kennedy de Florida.