El ejercito sirio frustra un ataque de DAESH contra las ruinas de Palmira

internacional

| 18.05.2015 - 15:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El ejército sirio frustró un ataque del grupo terrorista Estado Islámico (EI) contra las ruinas de la ciudad de Palmira, incluidas en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, dijo a Efe el director general de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim.

En una conversación telefónica, Abdelkarim explicó que un grupo pequeño de "terroristas del EI" intentaron atacar la parte antigua de Palmira, pero no lo lograron, ya que los soldados se lo impidieron.

"Las antigüedades no han sufrido ningún daño", aseguró el responsable sirio.

Agregó que en estos momentos los combates entre las autoridades y los extremistas tienen lugar "lejos" de las ruinas, ya que, aclaró, estas se encuentran al suroeste de la urbe moderna de Palmira y los enfrentamientos son al noreste.

Abdelkarim apuntó que el EI disparó a primera hora de esta mañana varios proyectiles de mortero "de forma indiscriminada" contra la población: "Uno de ellos cayó en el jardín del Museo de Palmira, pero afortunadamente no ocasionó destrozos", afirmó.

La agencia oficial siria, Sana, indicó que las fuerzas armadas abortaron hoy un ataque de los extremistas contra tres posiciones militares en las afueras de Palmira y que los soldados causaron pérdidas importantes en las filas de los yihadistas. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, la aviación castrense efectuó catorce bombardeos en la zona.

Ayer, las autoridades lograron expulsar del interior de la localidad de Palmira a los combatientes del EI, que tomaron el día anterior áreas del norte de la ciudad. En ningún momento, los yihadistas han logrado irrumpir en la parte antigua de Palmira. Palmira, ubicada en un oasis, se convirtió en el siglo I a. C. en punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda.

Antes del inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, sus ruinas, con sus teatros y templos, fueron uno de los principales centros turísticos del país árabe. Esta localidad es uno de los seis sitios sirios inscritos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, junto a los cascos viejos de Alepo, Damasco y Busra; el Crac de los Caballeros y las aldeas antiguas del norte.

Todos estos lugares están también en la lista del Patrimonio Mundial amenazado por la situación actual en Siria.