El Ejército sirio entra con tanques en los barrios suníes de Banias

internacional

| 07.05.2011 - 11:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Varias unidades del Ejército sirio han entrado con tanques en los barrios de la localidad de Banias habitados principalmente por suníes en la madrugada del sábado, atacando a los distritos que han desafiado la autoridad del presidente sirio, Bashar al Assad, según un defensor de los Derechos Humanos.

Los militares entraron en la ciudad costera, de mayoría suní, desde tres direcciones distintas, penetrando en los barrios habitados por personas de esta confesión religiosa pero no en los de mayoría alauí, según la fuente. Al Assad es alauí, un grupo religioso minoritario derivado del chiismo. La mayoría de los altos cargos del Ejército y el aparato de seguridad del Estado están ocupado por alauíes.

La mayoría de las comunicaciones con Banias han sido cortadas, pero el activista ha dicho que ha logrado establecer contacto con algunos residentes, que "han informado de que se oyen numerosos disparos y han visto barcos de la Marina siria junto a la costa". "Los barrios suníes y los barrios mixtos están totalmente sitiados", ha asegurado.

Uno de los líderes de las protestas antigubernamentales dijo hace unos días que las fuerzas de seguridad y hombres armados leales a Al Assad entraron este martes en zonas del centro de Banias controladas desde hacía varias semanas por los manifestantes que reclaman democracia. Este tipo de manifestaciones, en favor de más libertades políticas y en contra de la corrupción, comenzaron en Siria hace siete semanas en la ciudad de Deraa (sur).

Los distritos suníes de Banias están controlados por los manifestantes desde que los partidarios de Al Assad dispararon contra algunos vecinos desde coches el pasado 10 de abril, al término de una multitudinaria protesta en la que se exigió el derrocamiento del régimen. Ese día murieron seis civiles, según la población local y defensores de los Derechos Humanos.