El Ejército israelí prorroga 24 horas el cierre de Cisjordania tras la Nakba

internacional

| 16.05.2011 - Actualizado: 14:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Ejército de Israel prolongó 24 horas el cierre del territorio palestino ocupado de Cisjordania, tras los sucesos violentos de ayer con motivo de la conmemoración de la Nakba, en que los palestinos recuerdan su exilio y desposesión de sus tierras con la creación del Estado judío. "De acuerdo a las directivas del Ministerio de Defensa y como parte de la evaluación de la situación adoptada por las instituciones de defensa, los cruces de seguridad en la región de Judea y Samaria (Cisjordania) permanecerán temporalmente cerrados durante las próximas 24 horas", según informó el Ejército anoche en un comunicado.

Los palestinos que tienen permisos para trabajar o estudiar en Israel no podrán atravesar hoy los puestos de control militares, en los que únicamente se permitirá el paso a personas que necesiten atención médica urgente y reciban permisos especiales, trabajadores humanitarios y periodistas.

Los cruces también permanecieron ayer cerrados durante toda la jornada, así como tres días de la semana pasada por la celebración de las festividades israelíes de la Independencia y el Recuerdo de los Caídos. De no haber cambios, los pasos volverán a abrirse en la medianoche de hoy. La decisión de prolongar el cierre tuvo lugar después de una violenta jornada de protestas para conmemorar la Nakba.

Ayer, 15 personas murieron, cientos resultaron heridas y decenas fueron detenidas en la región en manifestaciones para marcar la ocasión y exigir el fin de la ocupación y el derecho de retorno a sus casas de los cerca de cinco millones de refugiados palestinos. Catorce de las víctimas perdieron la vida en el norte del país, en la frontera con Líbano y en el territorio sirio ocupado de los Altos del Golán, cuando cientos de manifestantes (en su mayoría refugiados palestinos residentes en esos países) trataron de cruzar la línea divisoria y entrar en el territorio controlado por Israel.

También se registró violencia en la frontera norte de la franja de Gaza, donde un palestino murió y alrededor de setenta resultaron heridos por fuego de soldados israelíes que dispararon contra cientos de personas que se acercaron en una marcha conmemorativa al cruce fronterizo de Erez. En varias ciudades de Cisjordania, Jerusalén Este y algunos pueblos de la Galilea con mayoría de población árabe también se registraron disturbios, aunque de menor intensidad.