El Ejército Irak afirma que cientos de soldados y civiles han sido ejecutados por insurgentes

Kerry analiza con Al Maliki en Bagdad la crítica situación del conflicto iraquí

Los ministros de Exteriores de la UE expresan preocupación por crisis en Irak

internacional

| 23.06.2014 - 13:07 h
REDACCIÓN
Más sobre: irakSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, abordaron en una reunión en Bagdad el conflicto en Irak, cuyo Gobierno ha pedido respaldo aéreo a EEUU. Según informó la televisión estatal Al Iraquiya, las conversaciones entre ambos dirigentes se centran en analizar la situación de seguridad tras los recientes avances de los insurgentes suníes.

Kerry llegó a Bagdad en una visita sorpresa en el marco de una gira por Oriente Medio y Europa, después de que Al Maliki solicitara a EEUU el lanzamiento de bombardeos aéreos contra los insurgentes liderados por el yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL).

Hasta el momento, sin embargo, Washington se ha limitado a desplegar a 300 asesores militares, insistiendo en que esto no supone reiniciar sus operaciones de combate en Irak y que la solución al problema no pasa por una vía exclusivamente militar.

Se espera que Kerry se entreviste también con el presidente del Parlamento, el suní Osama al Nuyaifi, y con el destacado clérigo chií Emar al Hakim, dijeron a Efe fuentes gubernamentales iraquíes. La estancia de Kerry en Bagdad durará unas pocas horas y a continuación el jefe de la diplomacia estadounidense viajará a Erbil para reunirse con el presidente de la región autónoma del Kurdistán, Masud Barzani.

EL EJÉRCITO IRAK AFIRMA QUE CIENTOS DE SOLDADOS Y CIVILES HAN SIDO EJECUTADOS POR INSURGENTES

El portavoz del Ejército iraquí, Qasem Ata, denunció que cientos de soldados y civiles han sido ejecutados por los insurgentes suníes por motivos sectarios desde el comienzo de la ofensiva hace dos semanas. En una rueda de prensa, Ata señaló que los extremistas degollaron y ahorcaron a esas víctimas, cuyos cuerpos fueron mutilados en ocasiones, en las provincias de Saladino, Nínive, Kirkuk y Diyala.

El responsable castrense pidió a la ONU y a la Presidencia y al Gobierno iraquí que "intervengan para condenar e informar sobre estas masacres que deben ser llevadas antes los tribunales internacionales porque son crímenes contra la Humanidad". "Todos son blancos de las bandas criminales del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL): suníes, chiíes, cristianos, kurdos, turcomanos", agregó el portavoz.

En diversos foros yihadistas han sido publicadas fotografías de ejecuciones sumarias supuestamente perpetradas en Irak, cuya autenticidad no ha podido ser verificada.

Sobre algunas de las zonas donde se libran duros combates, Ata negó que la estratégica localidad de Tel Afar (Nínive) haya caído en manos de los insurgentes, aunque reconoció que es blanco de un fuerte ataque. Los insurgentes suníes, liderados por el EIIL, dominan amplias zonas del norte y el oeste de Irak y se han hecho con el control de varios pasos fronterizos con Siria y Jordania.

En el marco de esta escalada de la violencia, al menos 71 presos murieron hoy al asaltar hombres armados el convoy en el que eran trasladados en la provincia de Babel, unos 110 kilómetros al sur de Bagdad.

En este incidente, cuyas causas son confusas, perecieron además dos policías y cinco atacantes, según informaron a Efe fuentes de seguridad. Esa masacre coincide con la llegada a Bagdad del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, quien efectúa una visita sorpresa para analizar el conflicto con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y otros responsables del país.

Bagdad ha pedido a EEUU que lance bombardeos aéreos contra los insurgentes, pero hasta el momento Washington se ha limitado a desplegar a 300 asesores militares, insistiendo en que esto no supone reiniciar sus operaciones de combate en Irak y que la solución al problema no pasa por una vía exclusivamente militar.