El detenido por el atentado al Museo Judío llevaba un vídeo con la reivindicación

La justicia belga pide a París la entrega del sospechoso

Uno de los presuntos autores del tiroteo en el Museo Judío de Bélgica (Archivo)

internacional

| 01.06.2014 - 10:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Fiscalía federal de Bélgica afirma que el sospechosos del ataque contra el Museo Judío de Bruselas detenido el viernes en Francia llevaba consigo un vídeo con la reivindicación de la autoría del tiroteo que mató a tres personas.

"Según las autoridades francesas, este hombre estaba en posesión de una grabación en la que una persona graba las armas y la ropa (que llevaba el autor del ataque) y segura haber cometido en Bruselas el ataque contra los judíos", señaló en rueda de prensa el fiscal general, Frédéric Van Leeuw.

El presunto autor del ataque cometido el pasado 24 de mayo no habría podido grabar sus actos porque en ese preciso instante no funcionaba la cámara y por eso filmó las armas y la ropa, indicó Van Leeuw, quien advirtió de que "no es seguro" que la voz corresponda al detenido, identificado como Mehdi Nemmouche, originario de Roubaix, en el norte de Francia, y nacido en 1985.

Éste fue arrestado en la estación Saint-Charles de Marsella (sureste de Francia) a bordo de un autobús procedente de Amsterdam vía Bruselas, donde inició el viaje el pasado día 29, según el fiscal. Se desconoce si Francia era su destino final o se dirigía a otro lugar tras el atentado "antisemita", dijo Van Leeuw.

El fiscal indicó que las investigaciones apuntan a que "podría haber tenido contactos en Bélgica" y en este contexto se registró hoy una vivienda en la región belga de Courtrai, donde el sospechoso podría haber permanecido" durante su estancia en el país. Dos personas están siendo interrogadas en relación con este asunto.

ARMADO CON UN KALÁSHNIKOV

En el momento de su detención, el hombre llevaba encima una pequeña cámara de tipo GoPro que podría corresponder a la que portaba el autor del atentado, según las cámaras de vigilancia del museo, un fusil kaláshnikov, una cámara de fotos, una "cantidad impresionante de munición de gran calibre" y una bolsa con ropa y zapatos.

Tenía un revólver en su chaqueta y el kaláshnikov estaba "envuelto en una bandera" con la inscripción Estado Islámico en Iraq y Levante (ISIS), un grupo combatiente presente en Siria, explicó Van Leeuw, quien sostuvo que el sospechoso "probablemente se radicalizó en el último año".

Se cree que se unió a grupos de la Yihad en Siria durante 2013, pero no era conocido por la Policía belga o los servicios de seguridad del país, que ha mantenido la alerta de amenazas en el mismo nivel que la semana pasada, indicó el fiscal, quien señaló que el juez del caso ha pedido la extradición del sospechoso.

FICHADO EN FRANCIA POR ROBO

En Francia sí estaba fichado porque en 2008 y 2009 había sido condenado en dos ocasiones por robo. Personal de la unidad de lucha antiterrorista de la Policía federal de Bruselas están en París para apoyar esa investigación, después de que Francia haya abierto también pesquisas por la víctima de esa nacionalidad.

Las autoridades de ambos países analizarán ahora las armas y las demás pruebas, pero el fiscal belga pidió paciencia, porque las imágenes son de muy mala calidad. Además, expresó su la posibilidad de procesar al detenido por terrorismo y no solo por asesinato y tentativa de asesinato. "Les consideramos terroristas, pero es demasiado pronto para sacar conclusiones. No sabemos si podemos proceder así", señaló.

El ataque de 24 de mayo costó la vida a una pareja israelí de visita en Bruselas y a una mujer francesa, mientras que el encargado de la recepción, un joven belga de 25 años, se encuentra todavía entre la vida y la muerte, confirmó el fiscal.