El centro-derecha francés busca revalidar su avance en las departamentales

En una segunda vuelta que prevé redibujar la relación de fuerzas en el mapa político de Francia

Las urnas designarán a los 2.054 consejeros de los 101 departamentos franceses

Sarkozy

internacional

| 28.03.2015 - 18:22 h
REDACCIÓN
Más sobre: SarkozySuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La alianza de centro-derecha encabezada por el expresidente francés Nicolas Sarkozy busca mañana revalidar el avance conseguido en la primera ronda de las elecciones departamentales, en una segunda vuelta que prevé redibujar la relación de fuerzas en el mapa político de Francia.

Las urnas designarán a los 2.054 candidatos que durante seis años ejercerán como consejeros de los 101 departamentos franceses, en unos comicios que excluyen a las circunscripciones de la región parisina, la aglomeración metropolitana de Lyon y las ultraperiféricas Guayana y Martinica.

El domingo pasado, los acuerdos entre la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) y los centristas les colocaron al frente del escrutinio con el 29,4 % de los votos, con los que superaron al ultraderechista Frente Nacional (25,2 %) y a los socialistas (21,9 %).

Para la derecha y sus aliados, ratificar esa superioridad constituiría su segunda gran victoria tras las municipales de marzo del año pasado, en las que se hicieron con el 45,91 % de los votos, frente al 40,57 % de los socialistas.

La UMP aspira a una victoria histórica sobre la izquierda y a hacerse con sus feudos tradicionales, como Corrèze, cuna electoral del actual presidente, François Hollande; Essonne, donde tiene sus raíces el primer ministro, Manuel Valls; o el llamado "cinturón rojo" de la periferia de París.

El FN, que no consiguió en la primera ronda volver a posicionarse como el primer partido de Francia, como sí sucedió en las europeas de mayo, busca concretar su implantación local, con la vista puesta en las presidenciales de 2017.

En juego están las competencias de unos consejeros que carecen de grandes prerrogativas de gobierno al margen de políticas de proximidad como la protección de la infancia y la atribución de ciertas ayudas sociales; la gestión de algunas carreteras y equipamientos escolares, o parte de la administración turística.

Los colegios electorales a los que están llamados más de 40 millones de personas se abrirán desde las 08.00 hora local (06.00 GMT) hasta las 18.00 (16.00 GMT), cierre que se ampliará una hora en ciudades de tamaño medio, como Dijon, y dos en urbes como Burdeos, Marsella o Toulouse.

A un día de esas elecciones, los candidatos quemaron ayer sus últimos cartuchos: Valls defendió las reformas de su Gobierno y las vio como la única solución contra la ultraderecha; Sarkozy aseguró que la especialidad de Hollande es la mentira, y Le Pen llamó a sus militantes a dar "un buen cachete electoral" a sus adversarios.

La segunda ronda quedó abierta la semana pasada en los departamentos en los que ningún candidato superó la mitad de los votos, lo que dio lugar a 1.614 duelos y 278 triangulares por parte de candidatos que obtuvieron al menos el 12,5 % de las votaciones.

Para Sarkozy, según analizan los medios franceses, la primera satisfacción fue ver entonces que las alianzas forjadas con el UDI y el MoDem ubicaron a su agrupación en cabeza, pese a pretender una eliminación más amplia de los candidatos de izquierda, que todavía compiten mañana en el 70 % de los cantones.

Los pronósticos perfilan un resultado en el que los conservadores se alzarían con la victoria y controlarían el 60 % de los departamentos, la misma cuota de poder que ahora está en manos de la izquierda, pero los más optimistas en ese partido elevan el porcentaje al 80 %.

Las dudas persisten de momento sobre el nivel de abstención, que en la primera ronda se elevó al 49,83 %, y sobre cómo éste influirá en el resultado final.

Pero sea cual sea el porcentaje que cada partido obtenga, la primera ronda y las europeas de 2014 confirmaron ya, según "Le Parisien", un cambio significativo en el sistema político francés: la entrada en el tripartidismo, con el nuevo peso del FN en un sistema anteriormente dominado por los socialistas y la UMP.