El autor del libro con documentos vaticanos filtrados: el Papa está "solo"

El sacerdote español Lucio Vallejo Balda continúa en prisión bajo vigilancia dentro del Vaticano

El Papa habría alertado en una charla privada captada ilegalmente que las finanzas vaticanas estaban "fuera de control"

El sacerdote español Lucio Vallejo Balda

internacional

| 03.11.2015 - 20:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
79.4%
No
20.6%

Emiliano Fittipaldi, autor de "Avarizia", libro con documentos secretos del Vaticano cuya filtración condujo a la detención del sacerdote español Lucio Vallejo Balda y la italiana Francesca Chaouqui, consideró hoy que el papa "está bastante solo".

"Espero que este libro demuestre a todos cuáles son las reformas (...) que hay que hacer en la Iglesia, no solo una reforma estructural o la creación de un nuevo dicasterio (ministerio), sino que haya una verdadera transparencia", dijo Fittipaldi a la prensa.

"La Iglesia Universal tiene un compromiso ético y moral, sobre todo para los creyentes, pero también para los no creyentes y para los agnósticos (...) Espero que el papa Francisco lo consiga. Debo decir que está bastante solo", añadió.

Fittipaldi publica esta semana su libro, al igual que el también italiano Gianluigi Nuzzi, con "Via Crucis", y ambos volúmenes se basan en los documentos presuntamente filtrados por los detenidos Vallejo Balda -que permanece preso en el Vaticano- y Chaouqui.

Explicó a Efe que en su libro revela que en los procesos de canonización se cobra a los familiares de los candidatos a beatos o santos."Hay algunos casos en los que los parientes de las personas que han muerto y que están a la espera de ser beatificados y canonizados pueden pagar hasta 200.000, 300.000 o 400.000 euros", dijo.

Relata además que en 2010 la mayor parte del dinero que se recogió con el Óbolo de San Pedro, la institución que gestiona las obras de caridad del papa, fue destinada a "gastos ordinarios y extraordinarios de dicasterios e instituciones de la Curia romana" y no a los más necesitados.

Se declaró sorprendido de haber descubierto que ese fondo de beneficencia tenía al final de ese año hasta 378 millones de euros en lugar de haberse empleado el dinero donado. "Cuando descubro que estos fondos no están siendo utilizados para la beneficencia sino para otras partidas, la cosa me sorprende aún más", agregó.

Fittipaldi criticó además al cardenal George Pell, prefecto de la Secretaría Económica vaticana, y consideró que su nombramiento por parte del papa Francisco fue "un error".

VALLEJO BALDA SIGUE DETENIDO EN EL VATICANO

El Vaticano comunicó el lunes la detención el fin de semana de Vallejo Balda y de la seglar Chaouqui en el marco de una investigación por haber filtrado documentos y otro material considerados reservados. El escándalo ya se conoce como "Vatileaks 2", en relación al escándalo "Vatileaks" que en tiempos del papa Benedicto XVI se saldó con el arresto y condena de su mayordomo, Paolo Gabrielli, también por haber filtrado información reservada.

"Vatileaks 1 se refiere a una serie de cartas privadas que no contenían noticias periodísticas. Esto no tiene nada que ver. Se habla de documentos económicos, de intereses privados, con interés informativo. Hay diferencias gigantescas entre las dos historias", consideró Fittipaldi.

El autor aludió además a la calificación del Vaticano de las filtraciones de documentos reservados, de las que la Santa Sede dijo que "generan confusión e interpretaciones parciales y tendenciosas".

Fittipaldi consideró, sin embargo, que así el Vaticano "inventa una historia que ayuda a distraer la atención de la reforma que verdaderamente hay que hacer". "Espero que este libro pueda servir a quienes quieren reformar verdaderamente la Iglesia para que comprendan cuáles son realmente los puntos financieros y económicos que deben ser reformados para conseguir lo que quiere el papa Francisco, es decir, una Iglesia para los pobres", añadió.