El aeropuerto de Fiumicino, en Roma, cerrado a causa de un incendio

Aeropuerto de Fiumicino

internacional

| 07.05.2015 - Actualizado: 18:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El aeropuerto romano de Fiumicino, el más importante de Italia, interrumpió hoy durante diez horas sus vuelos como consecuencia de un incendio que calcinó una parte de la terminal 3, donde causó graves daños materiales. Las otras dos terminales, la 1 y la 2, se llenaron de miles de pasajeros que vieron cómo sus vuelos eran cancelados por las autoridades italianas debido al incendio, que abrasó una extensión de cerca de mil metros cuadrados.

Algunos viajeros fueron trasladados a albergues por las compañías aéreas con las que pretendían viajar pero la gran mayoría se vio obligada a pasar la pasada noche en el aeropuerto sobre sus bancos o en improvisadas camas realizadas con piezas de su equipaje.

La compañía "Aeropuertos de Roma" (ADR), que gestiona las dos bases de aviación civil de la capital italiana, informó a primera hora de la tarde en un comunicado de que "poco a poco" se estaba "retomando la actividad".

Señaló que ya habían salido del aeródromo dos aviones, uno de Delta Airlines con destino a Detroit (Estados Unidos) y otro de Iberia dirigido a Madrid.

Además, según los datos de la web de la ADR pasadas las 17.00 horas locales (15.00 GMT), otros vuelos con destinos europeos como París, Amsterdam o Milán ya tenían hora de salida.

UN INCENDIO EN LA ZONA DE RESTAURANTES DE LA TERMINAL 3

Fiumicino fue clausurado pasadas las 4.00 hora local (2.00 GMT) después de que a medianoche se registrara un incendio en la zona comercial y de restaurantes de su terminal 3, de la que parten los vuelos continentales.

Las llamas se propagaron por la terminal, de cuyas ventanas emanaban las llamas y en su interior se elevaba una densa columna de humo visible a kilómetros de distancia.

El presidente de la ADR, Vito Riggio, señaló que, de acuerdo a la primera reconstrucción de los hechos, la causa fue un cortocircuito localizado detrás de un frigorífico de la zona de restauración de la terminal.

Riggido aseguró que en ningún momento se barajó que se tratara de un incendio intencionado o de un atentado terrorista.

El consejero delegado de ADR, Lorenzo Lo Presti, dijo que las alarmas antincendios funcionaron correctamente pero que el fuego alcanzó rápidamente el techo de la terminal y se propagó destruyendo cerca de mil metros cuadrados del área de tiendas y restaurantes.

Aunque el incendio no ha afectado a los mostradores de facturación ni a la zona de control de seguridad y detectores de metales, el responsable de ADR explicó que se necesitarán varios días para recuperar el funcionamiento de esta terminal.

Durante el incendio no se registraron heridos pero tres de los operarios que acudieron a apagar el fuego sufrieron leves intoxicaciones de las que ya se han recuperado.

El incendio provocó también el cierre durante horas de la autopista que enlaza Roma con este aeropuerto -uno de los dos civiles junto con el de Ciampino- y la cancelación del servicio de trenes con la capital, aunque ya han recuperado la normalidad.

ADR aconseja a los pasajeros que llamen a las compañías con las que viajan para recibir información sobre su vuelo y el posible cambio de horario antes de llegar al aeropuerto de Fiumicino, cuyo nombre oficial es Leonardo da Vinci.

El suceso ha afectado en concreto a un total de 27 vuelos que tenían como origen o destino España e Iberia informó de que operará temporalmente en la Terminal 1.

La ADR desplegó a casi 400 trabajadores para coordinar los protocolos de seguridad en el aeropuerto, con el objetivo de comenzar las labores de recuperación del área afectada por el incendio y para asistir a los pasajeros que aún permanecen en el aeropuerto.

Mientras tanto ya habían aterrizado por la tarde una veintena de vuelos internacionales y algunas aerolíneas informaron de que estaban enviando a Roma aviones vacíos para el traslado de sus pasajeros.