Egipto confirma que la caja negra del avión ruso registró un ruido

Rusia comienza la operación de retorno ordenado de sus turistas de Egipto

Revisan las cámaras del aeropuerto de Sharm el Sheij en busca de algo sospechoso

internacional

| 07.11.2015 - 17:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El jefe de la comisión de investigación del accidente del avión ruso, Aiman al Muqadem, ha asegurado que todavía no se puede determinar la causa de la desintegración del avión ruso siniestrado el pasado sábado en la península del Sinaí, aunque ha reconocido que la caja negra registró un ruido en el último segundo de la grabación.

"Los datos preliminares (de la investigación) no permiten aún determinar el motivo de la desintegración" del avión de la compañía rusa MetroJet que se estrelló con 224 pasajeros a bordo.

El ministro ha ofrecido esta rueda de prensa en medio de las crecientes sospechas del Reino Unido y de EE.UU. de que el siniestro sufrido hace una semana por avión ruso fue causado por la explosión de una bomba.

La inteligencia británica informó ayer de que era probable que una bomba hubiera sido colocada en la bodega del avión, mientras que uno de los investigadores dijo a la televisión pública francesa France 2 que el ruido de una explosión se escucha claramente en las cajas negras.

EL SONIDO REQUIERE SER ANALIZADO

Sobre este asunto, Al Muqadem se limitó a asegurar que "se escuchó en el último segundo (de la grabación registrada en las cajas negras) un sonido que requiere un análisis espectral (con un espectroscopio) para identificar su naturaleza".

Sobre las posibles causas del siniestro indicó que "todos los escenarios están sobre la mesa" y que la desintegración pudo ser provocada "por unas baterías en el equipaje de un pasajero, por fatiga en el cuerpo del avión o por la explosión de algo", que no determinó.

No obstante, insistió en que los investigadores todavía están en la fase de "recolección de información y datos" y que los restos del avión se van a trasladar a un lugar seguro en El Cairo para ser examinados por especialistas.

En cuanto a los detalles de la tragedia del Airbus A-321, en la que no hubo supervivientes, el responsable apuntó que el último registro de la altura del avión fue de 30.888 pies y que el piloto automático estuvo activado hasta el final de la grabación registrada en las cajas negras.

También explicó que los restos se esparcieron a lo largo de 13 kilómetros, lo que, según el experto, concuerda con la hipótesis de que el aparato se desintegró en pleno vuelo.

El jefe del equipo de investigación agregó que la grabación de la caja negra tiene una duración de 23 minutos y 14 segundos, que comienza en el momento del despegue del aparato del aeropuerto egipcio de Sharm al Sheij, a las 3.50 hora GMT (5.50 hora local), y que se detuvo a las 4.13 GMT.

Además de 29 expertos egipcios, en las investigaciones participan siete expertos rusos, seis de Francia, dos de Alemania y tres de Irlanda, a los que se han sumado 10 consejeros técnicos de Airbus y uno de la Evaluación Internacional de Seguridad en materia de Aviación (IASA, por sus siglas en inglés).

Horas antes el ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shukri, criticó que su Gobierno "no recibió informaciones de inteligencia de otros países" sobre el siniestro del aparato. "Las informaciones que escuchamos hasta el momento no fueron comunicadas a los servicios de seguridad egipcios", subrayó el ministro en una comparecencia ante los medios.

Asimismo, las autoridades egipcias están revisando las cámaras de seguridad del aeropuerto de Sharm el Sheij en busca de alguna actividad sospechosa relacionada con la tragedia aérea del avión ruso de pasajeros que se estrelló hace una semana en el Sinaí, causando 224 muertos.

"Queremos determinar, por ejemplo, que nadie se coló entre los funcionarios de seguridad o los detectores de metales. También estamos tratando de determinar si hubo algún comportamiento inusual entre los policías o el personal del aeropuerto", ha señalado a Reuters una fuente oficial.

El análisis de las cajas negras, en cuyas grabaciones se escucha claramente una explosión, junto con el resto de indicios recogidos por los investigadores, apuntan a que la causa del siniestro fue un atentado, según han avanzado fuentes cercanas al caso a AFP, una hipótesis que Egipto no ha confirmado y negó en un primer momento.

RUSIA COMIENZA LA OPERACIÓN DE RETORNO DE SUS TURISTAS

Rusia comenzó hoy una operación de retorno ordenado de sus turistas de Egipto, después de suspender por motivos de seguridad todos los vuelos de pasajeros al país árabe, en cuyos cielos hace una semana se desintegró un avión ruso con 224 personas a bordo sin que se conozcan las causas de la tragedia.

Los casi 80.000 rusos que se encuentran actualmente en Egipto regresarán al país en las fechas que tenían previsto, afirmó el director de la Agencia Federal de Rusia para el Turismo (Rustourism), Oleg Safónov.

"No se trata de una evacuación urgente: hablamos del regreso programado de los ciudadanos a Rusia", señaló Safónov a la prensa tras una reunión con los principales operadores turísticos del país.

CERCA DE 1.200 TURISTAS YA HAN REGRESADO A RUSIA

Según sus datos, cerca de 1.200 turistas ya han regresado a Rusia desde la suspensión de los vuelos de pasajeros a Egipto, el segundo destino extranjero preferido por los rusos después de Turquía.

La víspera, el presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó la suspensión de todos los vuelos de pasajeros a Egipto por recomendación del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

La medida fue adoptada en medio de las crecientes sospechas de Reino Unido y Estados Unidos de que el siniestro sufrido por el avión ruso fue causado por la explosión de una bomba. Según el FSB, la suspensión de los vuelos a Egipto debe regir hasta que se esclarezcan completamente las causas de la catástrofe aérea.

Sin embargo, el viceprimer ministro Arkadi Dvorkóvich, jefe del gabinete de crisis creado por el Gobierno ruso, ha dado a entender que la medida podría tener una duración de varias semanas, y no de meses, que es lo que podría abarcar la investigación.