EEUU tuvo equipos de espía en Madrid y otras capitales europeas

Además de Berlín, París, Roma, Praga y Ginebra, según el semanario "Der Spiegel"

Obama pidió más informes de Merkel tras conocer que era espiada, según Bild

internacional

| 26.10.2013 - 18:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Estados Unidos contaba en 2010 con alrededor de ochenta equipos de espionaje de la CIA y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en todo el mundo, 19 de ellos en ciudades europeas como Madrid, Berlín, París, Roma, Praga y Ginebra, según el semanario "Der Spiegel".

En un avance de la edición que llegará a los kioscos mañana, la revista desvela informaciones de carácter reservado de los servicios de inteligencia estadounidenses, según los cuales el móvil de la canciller alemana, Angela Merkel, se encuentra en la lista de objetivos de NSA desde 2002.

Basándose en documentos de esta agencia, apunta a que el teléfono de la canciller seguía entre los objetivos del espionaje de EEUU pocas semanas antes de la visita que realizó en junio a Berlín el presidente estadounidense, Barack Obama.

El número de móvil aparece identificado como "GE Chancellor Merkel", aunque no se especifica qué tipo de comunicaciones eran espiadas, si todas las conversaciones o sólo los datos de los contactos.

Una unidad denominada "Special Collection Service" (SCS) sería la encargada de recoger la información, con ayuda de un equipo, no registrado legalmente, situado en la embajada de Estados Unidos en Berlín.

En la legación diplomática, situada junto a la emblemática Puerta de Brandeburgo y a menos de un kilómetro de la sede de la Cancillería, trabajan, según la revista, técnicos de la NSA y de la CIA, encargados de espiar con sofisticadas antenas las comunicaciones que se registran en el barrio en el que se encuentran los principales edificios del Gobierno alemán.

Que esas instalaciones fuesen identificadas como postes de escuchas "dañaría gravemente las relaciones de Estados Unidos con un gobierno extranjero", se reconoce en un documento de la SCS clasificado como "alto secreto".

Estos equipos de la CIA y la NSA fueron creados a finales de los años setenta y un documento secreto señala que en 2010 había alrededor de ochenta en todo el mundo, entre ellas las de Madrid, París, Roma, Praga y Ginebra, según Der Spiegel.

Según la documentación de la NSA, además de en Berlín, Estados Unidos habría mantenido en Alemania una base de espionaje en Fráncfort.

Susan Rice, asesora de seguridad nacional presidencia, garantizó esta semana al Gobierno alemán que Merkel no es espiada ni será espiada, como manifestó desde un primer momento la Casa Blanca, aunque no habló del pasado.

Por su parte, Obama, según relatan hoy varios medios de comunicación, aseguró personalmente a la canciller que él no tenía información del presunto espionaje de su móvil y que, de haberlo sabido, lo habría parado.

ESPIONAJE A MERKEL

El presidente estadounidense, Barack Obama, fue informado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en 2010 del espionaje al móvil de Angela Merkel, no pidió suspender el programa y llegó a solicitar un informe completo sobre la canciller, según publica hoy el periódico Bild am Sonntag.

El rotativo, que cita fuentes de los servicios secretos de EEUU, el rotativo explica que fue el director de la NSA, Keith Alexander, quien informó personalmente a Obama.

Estas fuentes contradicen el mensaje que el presidente de EEUU trasladó el miércoles a la canciller, al estallar el escándalo, cuando, según los medios locales, garantizó a Merkel que no tenía conocimiento del espionaje y que, de haberlo sabido, lo habría parado.

Alemania ha anunciado ya que enviará en los próximos días una delegación "de alto nivel" a Estados Unidos para recabar datos de la Casa Blanca y de los servicios de inteligencia.

"Espiar es un delito y los responsables deben responder de ello", subraya en una entrevista en el mismo periódico el ministro alemán de Interior, Hans-Peter Friedrich, quien viajó este verano a Washington para entrevistarse con la administración Obama tras publicarse informaciones sobre un presunto espionaje masivo a ciudadanos alemanes, gobiernos e instituciones de la Unión Europea.

"Si los estadounidenses han pinchado teléfonos en Alemania, han infringido la ley alemana en territorio alemán, lo que supone violar nuestra soberanía y resulta inaceptable", recalca Friedrich.

Según el Bild am Sonntag, la NSA no sólo espió el móvil del partido que usó Merkel hasta el pasado mes de julio, como se había señalado hasta ahora, sino que llegó a pinchar el teléfono aparentemente seguro que empezó a usar este verano.

La información recopilada en la cuarta planta de la Embajada estadounidense en Berlín -donde trabajan 18 agentes de la NSA- se enviaba directamente a la Casa Blanca, sin pasar primero, como es habitual, por la central de la agencia en Fort Meade (Maryland).

Según publica hoy el semanario Der Spiegel, el móvil de Merkel aparece en la lista de objetivos de la NSA desde 2002, tres años antes de que ganara las elecciones.

Ese año comenzó también el espionaje al entonces canciller, Gerhard Schroeder, según las informaciones del Bild am Sonntag.

El programa se puso en marcha bajo el mandato del presidente George W. Bush, cuando Schroeder rechazó que tropas alemanas participaran en la guerra de Irak. EFE