EE.UU. replica ahora que los socios europeos colaboran en programas de espionaje

NSA: "Nuestras fuentes incluyen datos propios y los facilitados a la NSA por los socios extranjeros"

Los servicios secretos franceses dieron a EEUU datos de llamadas en Francia

Margallo: "No tengo constancia de las actuaciones que ha realizado el CNI"

EE.UU. ha asegura a la ONU que no espía sus comunicaciones

internacional

| 30.10.2013 - 09:37 h
REDACCIÓN

El escándalo del espionaje masivo por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU. en Europa adquirió una nueva dimensión, con cruce de reproches incluido, al aparecer declaraciones que apuntan a la colaboración por parte de los servicios de inteligencia europeos en esos programas.

El cruce de reproches comenzó a primera hora de la mañana en Washington cuando la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) Viviane Reding criticó abiertamente a EE.UU.Reding afirmó que "entre amigos no se espía" e instó a los responsables a "tomar acciones claras" para reconstruir la confianza bilateral.

En una conferencia en la Universidad Johns Hopkins, Reding advirtió de que estas revelaciones de espionaje habían "agitado y dañado" las relaciones a ambos lados del Atlántico.

Las revelaciones, aparecidas en los últimos días en varios medios de comunicación europeos y basadas en documentos filtrados por el exanalista de la CIA Edward Snowden, sacaron a la luz pública el espionaje masivo por parte de la NSA sobre millones de comunicaciones de ciudadanos europeos, en concreto en Francia y España.

"FALSAS" LAS INFORMACIONES

Durante una audiencia ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes del Congreso, el director de la NSA, el general Keith Alexander, calificó de "falsas" las informaciones aparecidas recientemente sobre el espionaje realizado por esa agencia a millones de llamadas telefónicas de ciudadanos en Europa.

"Nuestras fuentes incluyen datos recogidos legalmente, así como datos facilitados a la NSA por los socios extranjeros", dijo Alexander ante los legisladores.

Subrayó que no es información que EE.UU recolecte de ciudadanos europeos, sino información que EE.UU y sus aliados en la OTAN han recogido para defender sus países y apoyar operaciones militares.

MARGALLO: "NO TENGO CONSTANCIA DE LAS ACTUACIONES QUE HA REALIZADO EL CNI"

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmó este miércoles, sobre el supuesto espionaje de EEUU a España, que no tiene constancia de las actuaciones que ha realizado "dentro o fuera de las fronteras" el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que "por definición es materia reservada".

García-Margallo hizo estas declaraciones en rueda de prensa tras reunirse con su homólogo estonio, Urmas Paet, al ser preguntado por la información aparecida al respecto en The Wall Street Journal.

El diario estadounidense asegura que el supuesto espionaje a millones de ciudadanos en Francia y España fue realizado por los servicios de inteligencia de esos países, que compartieron después la información recabada con la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EEUU. "No tengo constancia de las actuaciones que ha realizado dentro o fuera de nuestras fronteras nuestro servicio de información, el CNI, que por definición es materia reservada", dijo el ministro español.

LOS SERVICIOS SECRETOS FRANCESES DIERON A EEUU DATOS DE LLAMADAS EN FRANCIA

Los servicios secretos franceses transmitieron a la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), en el marco de intercambios mutuos, datos interceptados sobre las comunicaciones a través de Francia, según publicó hoy "Le Monde".

La Dirección General de la Seguridad Exterior de Francia (DGSE) intercepta y almacena información sobre las comunicaciones con llegada o salida en el territorio francés a través de cables submarinos, y transfiere una parte en virtud de un protocolo de intercambio con la NSA establecido a finales de 2011 y comienzos de 2012, señaló el diario francés.

La transmisión a Estados Unidos de datos telefónicos, sin que hayan sido seleccionados previamente, se refiere tanto a comunicaciones entre interlocutores en el extranjero, como a otras entre personas en Francia con otras en el exterior e incluyen conversaciones privadas.