EEUU avisa: Rusia debe elegir entre él o el régimen de Bachar al Asad

Moscú dice que relaciones con EEUU viven el peor momento desde la guerra fría

Tillerson aterriza en Moscú para reunirse con su colega ruso Lavrov

internacional

| 11.04.2017 - 13:05 h
REDACCIÓN

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, afirmó hoy que Rusia tiene que elegir entre apoyar a Estados Unidos respecto a Siria o dar su respaldo al régimen del presidente sirio Bachar al Asad.

"Creo que merece la pena pensar si Rusia realmente se ha aliado con el régimen de Asad, los iraníes y Hezbolá. ¿ Es esta una alianza a largo plazo que sirve a los intereses de Rusia o preferiría unirse a Estados Unidos, junto con otros países occidentales y de Medio Oriente para resolver la crisis en Siria?", declaró Tillerson, según publicó el Gobierno de EEUU en su página oficial.

"Queremos crear un futuro para Siria que sea estable y seguro. Y Rusia puede formar parte de ese futuro y desempeñar un papel importante, o mantener su alianza con este grupo, que creemos que no servirá a sus intereses a largo plazo", añadió.

Tillerson hizo estas declaraciones tras participar en la reunión del G7 de Exteriores en la ciudad italiana de Lucca y antes de partir hacia Moscú, adonde llegó en torno a las 14:00 GMT. Los ministros de Exteriores del G7 rechazaron una propuesta británica de nuevas sanciones contra Moscú.

FIN DE ASAD

Tillerson además opinó que "está claro que el reinado de la familia Asad está llegando a su fin" y que por eso ahora es preciso estudiar "cómo termina y cómo es la transición" para que el país tenga estabilidad a largo plazo.

Afirmó que para la Administración de Trump es prioritario eliminar al grupo terrorista Estado Islámico y que para ello será fundamental la colaboración de los países del G7.

En esta línea, justificó la respuesta militar de Estados Unidos al ataque químico en Siria del 4 de abril, del que Occidente responsabiliza al régimen de Asad, y sostuvo que "era una cuestión de interés de seguridad nacional".

"Para ser claros, nuestra acción militar fue una respuesta directa a la barbarie del régimen de Asad. (...) No queremos que el arsenal incontrolado de armas químicas del régimen caiga en manos del Estado Islámico u otros grupos terroristas que podrían, y quieren, atacar a los Estados Unidos o a nuestros aliados", reflexionó.

Por ello, prosiguió Tillerson, Estados Unidos no aceptará "la normalización del uso de armas químicas" ni en Siria ni en otro país.

Por último, ironizó sobre si Moscú no quiso tomarse en serio su compromiso de acabar con las armas químicas de Siria o simplemente "fue incompetente", pero -añadió- esta diferencia "no importa demasiado a los muertos".

MOMENTO COMPLICADO ENTRE LAS RELACIONES DE AMBOS PAISES

Las relaciones entre Rusia y EEUU viven su momento más complicado desde el final de la Guerra Fría, dijo hoy el Ministerio de Exteriores ruso, en un comunicado a pocas horas de que llegue a Moscú el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson.

La declaración culpa, sin embargo, a "la anterior administración de EEUU", la de Barack Obama, por haber hecho "todo lo posible para empeorar las relaciones" bilaterales, y por ello afirma que esperan que la visita de Tillerson sea "productiva".

"Confiamos en que haya una negociaciones productivas. Esto es importante no solo para el futuro desarrollo de nuestra cooperación bilateral, sino para la situación general en la arena internacional", afirmó el Ministerio.

La cancillería no dudó en acusar a la administración Obama tanto de la guerra en Siria como del conflicto en Ucrania, dos de los principales temas que tratarán mañana en su reunión Tillerson y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

"Los intentos de culpar a Rusia que se llevaron y se llevan a cabo por el 'establishment' político estadounidense son una hipocresía. No fuimos nosotros los que provocamos la revuelta anticonstitucional en Ucrania, ni tampoco prendimos la hoguera de la llamada primavera árabe", subraya la nota.

Moscú dejó claro que no va a ceder a las presiones anunciadas por Washington sobre el apoyo al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y reiteró que pedirá a Tillerson explicaciones sobre el ataque de EEUU a una base área siria, además de insistir en una investigación imparcial del uso de armas químicas en el país árabe.

"Rusia no va a renunciar a sus legítimos intereses y sólo aceptará cooperar de igual a igual, algo que tampoco ahora gusta a todo el mundo en Washington. Pero estamos abiertos a un diálogo de lo más sincero sobre cualquier cuestión de la agenda bilateral e internacional", advierte el comunicado.

La lucha contra el terrorismo, la no proliferación de armas de destrucción masiva y la solución de conflictos regionales son algunos de los asuntos en los que, según Moscú, los objetivos de los dos países coinciden.

"Quisiéramos entender durante las conversaciones si EEUU es consciente de la necesidad de normalizar las relaciones bilaterales. Creemos que la parálisis es inaceptable a tenor de la responsabilidad de nuestros países para sostener la seguridad internacional", apunta el comunicado.

Aunque el Kremlin y la Casa Blanca han defendido unirse para enfrentarse al Estado Islámico, el ataque con armas químicas contra una localidad siria -atribuido en Washington a Damasco-, y el bombardeo con misiles contra la base aérea siria han vuelto a alejar las posturas de los dos países sobre el conflicto en Siria.

Tillerson anunció que exigirá a Moscú que deje de apoyar a Al Asad, pero las posibilidades de que Rusia ceda son nulas, y Lavrov insistirá a su colega en que no hay pruebas que demuestren que el ataque con armas químicas que costó la vida a más de 80 personas fue obra del Ejército sirio.

"Occidente ha culpado sin pruebas del ataque a las autoridades de Siria, pese a que en la zona operan combatientes del Frente al Nusra (antiguo aliado de Al Qaeda), que se dedicaban a la fabricación de bombas cargadas con sustancias venenosas", señala la nota.