Dos palestinos muertos en los registros del ejército israelí en busca de los tres desaparecidos

Los tres estudiantes judíos desaparecieron hace una semana en la Cisjordania ocupada

Soldados israelíes

internacional

| 22.06.2014 - 14:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Dos jóvenes palestinos murieron hoy por disparos del Ejército israelí durante la operación de búsqueda de los tres estudiantes judíos desaparecidos hace una semana en Cisjordania ocupada, una actuación que tanto palestinos como israelíes califican de "castigo colectivo".

El operativo comenzó hace siete días y la falta de resultados tangibles, más allá de la detención de unas 300 personas - la mayoría adscritas a la rama civil del movimiento islamista Hamás- comienza a amenazar tanto al gobierno israelí como a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

La intensidad de los registros -más de un millar según el Ejército israelí- y la cada vez mayor presencia de tropas de elite israelíes en Cisjordania desespera a la población, que acusa al presidente palestino, Mahmud Abas, de connivencia con Israel.

Y el cada vez menor número de objetivos militares, unido a la resistencia del pacto entre Al Fatah y Hamas y la ausencia de pistas, aumenta la presión del sector radical de la derecha israelí sobre el primer ministro de Israel, Benjamínn Netanyahu, al que se le exige endurecer el castigo.

El ministro palestino de Asuntos Exteriores, Riad al Malki, dijo hoy en París que Israel ha sobrepasado los límites y debe presentar pruebas de sus acusaciones acerca de que Hamás está detrás del secuestro de los tres jóvenes judíos.

En una de esas acciones falleció Mustafa Hosni Aslan, un joven de 22 años que protestaba en el campamento de refugiados de Qalandia, al este de Ramala.

Sobrepasada la medianoche, unidades especiales israelíes cercaron varias casas e irrumpieron en ellas tras haber destruido las puertas con cargas explosivas, según pudo observar Efe.

CHOQUES ENTRE MANIFESTANTES Y SOLDADOS

Grupos de jóvenes lanzaron explosivos de fabricación casera, cócteles molotov y piedras contra los soldados israelíes, que respondieron con fuego real.

Fuentes médicas indicaron, por su parte, que Aslam recibió un disparo de bala en la cabeza y que murió horas después en el hospital Hadassa de Jerusalén.

Otros dos jóvenes resultaron igualmente heridos de bala, uno en el estómago y otro en el costado, y fueron ingresados en un hospital de Ramala.

El Ejército israelí argumenta que los soldados abrieron fuego al considerar que sus vidas corrían peligro.

En una acción similar, perdió también la vida Mahmud Yihad Dudin, un adolescente de trece años que se resistía a los registros en la localidad de Al Dura, al sur de la ciudad palestina de Hebrón, la más poblada de Cisjordania.

Fuentes médicas informaron de que Dudin fue alcanzado en el pecho cuando participaba en una protesta y falleció poco después de ser ingresado en un hospital.

Una situación parecida se vivió en el campo de refugiados de Deheisah, en Belén, donde cuatro palestinos, entre ellos un niño, resultaron heridos cuando unos 150 soldados irrumpieron y comenzaron a registrar decenas de viviendas.

Según el Gobierno israelí, estas acciones forman parte de la búsqueda de tres estudiantes rabínicos desaparecidos el pasado jueves cuando hacían autostop cerca de la colonia de Gush Etzion, vecina a Hebrón, y que Israel considera secuestrados por orden de Hamás.

Desde el día siguiente, las fuerzas de seguridad israelíes han puesto en marcha un operativo que han ido ampliado a toda Cisjordania y en el que han sido detenidas más de 300 personas, en su mayoría miembros del movimiento islamista.

El Ejército israelí ha admitido que el operativo ha evolucionado y que su nuevo objetivo es destruir la infraestructura civil de Hamás en Cisjordania, una misión que de prolongarse podría volverse en contra del propio Israel, coinciden hoy en apuntar analistas políticos israelíes.