Dos nuevos inculpados por los atentados de Bruselas del 22 de marzo

Las explosiones en Bruselas

internacional

| 12.04.2016 - 10:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los dos nuevos inculpados como autores, coautores o cómplices en los atentados del 22-M en Bruselas, Smaïl F. e Ibrahim F., son dos hermanos que se ocuparon de alquilar y limpiar el piso franco del que partió el comando que perpetró el ataque contra el metro, según el diario La Dernière Heure.

De apellido Farisi, según este medio, los dos hermanos prepararon ese escondite, situado en la avenida des Casernes (distrito de Etterbeek de Bruselas) muy cerca de una sede de la Policía federal, que fue objeto de un registro por parte de una cincuentena de efectivos policiales este sábado.

El diario afirma que Smaïl alquilaba este apartamento y que junto a su hermano menor fue grabado por cámaras de vigilancia el día después de los atentados sacando bolsas del inmueble. En cambio, según la declaración ante el juez de instrucción de los dos hermanos, "La Dernière Heure" afirma que en su descripción faltaría una bolsa que es la que los investigadores buscan todavía porque creen que puede contener explosivos.

Pertenecería al segundo miembro del comando que atentó contra el metro de la capital, Osama Krayem, quien fue visto con una bolsa idéntica a la que llevaba el suicida momentos antes de la explosión. Krayem, detenido este viernes, ha sido inculpado por participación en actividades de un grupo terrorista y asesinatos terroristas.

Por su parte, Smaïl e Ibrahim Farisi, fueron inculpados el lunes de participación en actividades de un grupo terrorista, asesinatos terroristas y de tentativas de asesinatos terroristas, según informó hoy la Fiscalía federal.

La Dernière Heure afirma que el hermano menor ha negado rotundamente toda implicación en el caso, ha señalado simplemente que quería echar una mano a Smaïl y ha declarado que no aprueba las ninguna acción del Estado Islámico, organización terrorista que reivindicó los ataques en Bruselas.

Por otra parte, el sistema penitenciario belga ha abierto una investigación sobre la filtración de una fotografía del supuesto cerebro logístico del 13-N, Salah Abdeslam, publicada hoy por el diario flamenco "Het Nieuwsblad", según informa la cadena de televisión VTM.

Abdeslam, capturado el pasado 18 de marzo e inculpado en la instrucción belga por los atentados de noviembre en París, se encuentra recluido en la prisión de máxima seguridad de Brujas (oeste) a la espera de ser entregado a Francia. "En este momento estamos investigando de dónde viene esa fotografía, nos tomamos esto muy en serio", indicó la portavoz de las prisiones Kathleen Van De Vijver.

El diario muestra a Abdeslam con el pelo enmarañado, barba y ojos cansados: "Ocho veces a la hora un carcelero entra a su celda y enciende la luz para comprobar que todo está en orden", indicó una fuente a ese medio. También destacó que Abdeslam se comporta como un interno "interno". "Salah Abdeslam es un ejemplo para los demás presos. Un muy buen chico. No se puede decir nada negativo sobre su comportamiento", apuntó.