Dos jóvenes españolas, entre los 19 muertos en el festival "Loveparade"

internacional

| 26.07.2010 - Actualizado: 08:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Las familias de Marta Acosta de 21 años y Clara Zapater de 22, ya están en Alemania para repatriar sus cuerpos. Son las dos españolas que han muerto en la tragedia de Duisburgo durante la avalancha humana en el túnel del festival "Loveparade" que se convirtio en una trampa mortal para 19 personas. Ambas estaban celebrando el fin de curso tras un año con Erasmus.

Las dos jóvenes muertas en la tragedia de Duisburgo son Clara Zapater, de 22 años, y Marta Acosta, de 22, naturales de Tarragona, que estaban celebrando el fin de curso tras un año en la Universidad de Münster con el programa Erasmus, según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Al parecer, las dos se habían desplazado hasta Duisburgo, junto con una treintena de compañeros, para celebrar el fin de curso. Las familias de las víctimas han viajado a Alemania para identificar los cadáveres y repatriar los cuerpos.

Entre las víctimas mortales de la avalancha humana se encuentran al menos otros cinco ciudadanos extranjeros. Hasta ahora se han identificado a 18 de los fallecidos, 11 de ellos de nacionalidad alemana.

La tragedia se desató el sábado por la tarde en la fiesta de música electrónica "Loveparade", cuando se produjo una avalancha por pánico en las inmediaciones de un túnel de acceso al recinto en el que se celebraba.

INVESTIGACIÓN

La Fiscalía de Duisburgo inició este domingo inmediatamente una investigación mientras los medios alemanes señalan a la policía y a los organizadores de la fiesta como responsables de que una fiesta "tecno" multitudinaria acabara en un baño de sangre.

Además de las víctimas mortales, de edades entre 20 y 40 años, se produjeron 342 heridos, entre ellos otros cuatro estudiantes españoles, tres de los cuales han sido ya habían sido dados de alta, mientras que de la cuarta persona no se informó de su estado.

Este domingo, el jefe de la Policía local, Detlef von Schmilling, acompalado del alcalde de Duisburgo, Adolf Sauerland, del responsable del operativo policial, Wolfgang Rabe, y del principal organizador del festival de música electrónica "Loveparade", Reiner Schalle, intentaton explicar lo sucecido.

Para sorpresa de las decenas de periodistas que asistieron a la rueda de prensa retransmitida en directo por la televisión privada "N-TV", Rabe aclaró que, contrariamente a lo que se había difundido inicialmente en los medios, ninguna de las víctimas mortales falleció en el interior del túnel construido en los años 60 y de 10 metros de ancho.

LAS RAMPAS

Los fallecidos perdieron su vida en las rampas circundantes o al tratar de trepar por una escalera, principalmente en el lado oeste de la entrada. Un portavoz de los organizadores, Björn Köllen, se remitió a la investigación judicial al ser interpelado sobre la existencia de una única puerta de entrada al recinto festivo, situado en la antigua estación de mercancías de Duisburg.

Schmeling, por su parte, explicó que poco antes de la tragedia la policía habilitó un segundo acceso. El policía aclaró que en ningún momento se cerraron las puertas de la "Loveparade". Tanto Rabe como el principal organizador de la fiesta "tecno", Rainer Schaller, se mostraron absolutamente consternados en la comparecencia de prensa conjunta sobre la tragedia, de la que en los medios alemanes se responsabiliza directamente a sus gerentes.

Schaller anunció que abandona la organización de la "Loveparade", nacida hace 21 años en Berlín y que había anulado ya la cita del próximo año, prevista en la cercana ciudad de Gelsenkirchen.

ACTUACIÓN DE LA POLICÍA

Uno de los aspectos más criticados de la tragedia, la actuación de la policía, era matizada hoy por Schmeling. Frente a lo que aseguraron los medios alemanes, que sólo 1.200 agentes estaban al cargo de la seguridad en la ciudad, el jefe de Policía dijo que eran 4.000, más un millar de agentes de seguridad privados dentro del recinto.

Rabe señaló que no podía confirmar que ayer en el entorno de la "Loveparade" hubiera hasta 1,4 millones de personas. Schmeling dijo que sólo podía asegurar que entre las nueve de la mañana y las dos de la tarde llegaron a la estación de trenes de Duisburg 105.000 personas.

El responsable del dispositivo de seguridad en Duisburg subrayó que el aforo del recinto de la "Loveparade" era de unas 300.000 personas, y que en el momento de la tragedia no estaba lleno.

Muchos medios de prensa alemana criticaron que se habilitara un espacio de 230.000 metros cuadrados para la fiesta, cuando normalmente en los últimos años la "Loveparade" atrajo a más de un millón de personas en sus distintos certámenes. Uno de los mayores críticos de la organización del "Loveparade" es su fundador, "Dr. Motte", de 50 años, quien hoy en el diario "Bild am Sonntag" señalaba a los organizadores como culpables de la tragedia. "La desgracia podría haberse evitado", añade.

"Dr. Motte" habla de "extremas y graves infracciones" por parte de la organización y cuestiona que el único acceso a la explanada donde está la antigua estación de mercancías fuera el viejo túnel.