Dimite un secretario de Estado francés acusado de agresión sexual

Georges Tron (Telemadrid)

internacional

| 30.05.2011 - 13:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario de Estado francés de la Función Pública, el conservador Georges Tron, dimitió hoy después de que dos exsubordinadas suyas le acusaran, por la prensa en los últimos días, de agresión sexual y violación. El primer ministro francés, François Fillon, fue quien anunció la dimisión de Tron en un breve comunicado en el que subrayó el "coraje y el sentido de la responsabilidad" del secretario de Estado, que podrá así dedicarse a su defensa "con toda libertad".

Tron, de 53 años y también alcalde de la localidad de Draveil, al sur de París, fue acusado por dos exfuncionarias municipales de 34 y 36 años de agresión sexual entre 2007 y 2010 cuando trabajaban para ese Ayuntamiento. Una de las mujeres, que en los medios son denominadas como "Laura" y Éloise", ya había relatado los hechos a un abogado y a la Asociación Europea contra la Violencia contra las Mujeres el pasado mes de noviembre, señaló el periódico "Journal du Dimanche (JDD)".

UNA TERCERA MUJER

Según esa publicación, una tercera mujer podría denunciar hechos similares a lo largo de la próxima semana. La Fiscalía ha encargado a la policía que abra una investigación sobre los casos. En una carta enviada al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y a los medios de comunicación, Tron reivindicó su inocencia y arremetió contra la reputación de las mujeres que le han acusado. "Desde mi calidad de simple ciudadano, haré del reconocimiento de mi inocencia un asunto personal, combatiendo las acusaciones vindicativas de dos antiguas colaboradoras, de las que una fue despedida por haber desviado fondos públicos que le habían sido confiados y la otra abandonó sus funciones con motivo de un comportamiento indigno", redactó el secretario de Estado.

En la misiva, Tron agregó que existió una "campaña de prensa" que ha tenido una profunda repercusión mediática que ha provocado que sus conciudadanos puedan percibirle como culpable. El secretario de Estado, que ocupa el puesto 27 de relevancia en el Gobierno según el orden de protocolo, llegó al Ejecutivo en marzo de 2010, recomendado por Brice Hortefeux, hombre de confianza de Sarkozy, y entonces ministro del Interior.

La defensa de Tron no esconde su conocida afición por la reflexología, una práctica que consiste en masajear con las yemas de los dedos los pies, las manos y las orejas, pero subraya que el político no es un "fetichista"."Salvo que todos los testimonios coinciden en que Georges Tron era aficionado exclusivamente a los pies femeninos", indica el "Journal du Dumanche", que cita al experto Jean Streff para explicar que el fetichismo de los pies es el "más conocido y más descrito"."Goethe, Dostoievski, Verlaine y Tarantino son célebres fetichistas de los pies", agrega Streff, autor de "Tratado del fetichismo. El uso de las nuevas generaciones".

Las acusación de agresión sexual no es el primer escándalo que salpica a este secretario de Estado pues dos semanas después de su elección en 2010, el periódico "Le Canard Enchaîné" reveló que era inquilino de una vivienda de protección oficial en París. A pesar de su nombramiento como secretario de Estado, Tron había protagonizado desencuentros con Sarkozy en el pasado.

En 1999 declaró en una entrevista a "Le Nouvel Observateur" que Nicolas Sarkozy solo conocía dos categorías de personas, los "esclavos y los cabrones (sic)". El entonces futuro presidente de Francia respondió diciendo que sabía que Tron era "imbécil" pero que a partir de aquella entrevista había descubierto además que era "malvado", recuerda el "Journal du Dumanche".

El escándalo se produce dos semanas después de la detención en Nueva York del socialista francés y exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, acusado de violar a una empleada de un lujoso hotel de Nueva York.