Decenas de miles se congregan en Beirut para despedir al general asesinado

internacional

| 21.10.2012 - 15:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Decenas de miles de personas se congregaron hoy en el centro de Beirut para participar en el funeral por el jefe de la Inteligencia de la Policía, general Wisam al Hasan, asesinado el viernes pasado en un atentado con coche bomba en la capital.

A mediodía, miles de personas comenzaron a congregarse en el centro de la ciudad con fotos de Al Hasan y del ex primer ministro Rafic Hariri, muerto en 2005 en otro atentado y del que el responsable policial era un estrecho colaborador.

Las exequias se iniciaron a las 15.00 hora local (12.00 hora GMT) en la mezquita Amin, también conocida como de Rafic Hariri, junto a la que se encuentra el mausoleo del ex primer ministro, donde también será enterrado Al Hasan.

El ataúd del responsable de Inteligencia, envuelto en una bandera libanesa, fue llevado en brazos por sus compañeros de las fuerzas de seguridad hasta el interior del templo, ante la mirada de los líderes políticos libaneses que acudieron al funeral.

Anteriormente, se celebró una ceremonia militar en el cuartel general de las Fuerzas de Seguridad del Interior.

Durante ese acto, el presidente Michel Suleimán aseguró que el asesinato "está dirigido contra el Estado libanés y, por ello, todas las instituciones de seguridad, políticas y judiciales deben unirse para salvaguardar al Líbano".

El jefe de la Policía, general Achraf Rifi, destacó en un discurso que Al Hasan desempeñó un papel muy importante en la investigación sobre el asesinato de Hariri y descubrió varias redes de espionaje que trabajaban para Israel, entre otros.

El atentado del viernes, en el que también fallecieron otras dos personas y 126 resultaron heridas, ha incrementado la tensión en el Líbano, dividido entre partidarios y detractores del régimen de Bachar al Asad, y la cólera es perceptible, sobre todo, en las áreas de mayoría suní, comunidad a la que pertenecía Al Hasan.

Ayer, el primer ministro, Nayib Mikati, dejó en el aire su dimisión a la espera de que Suleiman lleve a cabo consultas con los líderes políticos participantes en la mesa de diálogo nacional.

La oposición libanesa, agrupada en la coalición antisiria 14 de marzo, pidió el viernes la dimisión inmediata de Mikati, a quien responsabilizó directamente de lo ocurrido.

Mikati ha destacado que "hay un vínculo" entre el atentado contra Hasan y el caso del exministro libanés Michel Samaha.

La Justicia libanesa acusó el pasado agosto a Samaha y al jefe de la Seguridad siria, Ali Mamluk, de planificar atentados contra líderes políticos y religiosos en el Líbano, según una trama que fue destapada por el propio general Al Hasan, quien también había dirigido otras investigaciones sobre ataques a personalidades antisirias.