Decenas de miles de personas salen a la calle contra el Gobierno de Monti

El llamado "No Monti day", una iniciativa que ya se celebró en pasado contra el Gobierno de Silvio Berlusconi

Monti (Monti)

internacional

| 27.10.2012 - 21:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

No todos están de acuerdo con la labor de Mario Monti y su Gobierno y así lo demostraron las decenas de miles de italianos, cerca 150.000 según los organizadores, que se manifestaron hoy en Roma contra su política de recortes y austeridad.

Mientras Monti sigue recibiendo los elogios de Europa y el mundo económico pide que pueda repetir como primer ministro, una parte de los italianos mostró su descontento por las medidas de austeridad como las subidas del IVA o los recortes a la sanidad y a la educación que el Ejecutivo ha aprobado este año.

El llamado "No Monti day", una iniciativa que ya se celebró en pasado contra el Gobierno de Silvio Berlusconi, había sido convocada por sindicatos, asociaciones ciudadanas y movimientos de izquierdas.

Los promotores habían previsto unas 30.000 personas y anunciaron que llegarían más de 300 autobuses a la capital, pero al ver una plaza de San Juan abarrotada anunciaron que los participantes eran 150.000.

"Con la Europa que se rebela, echemos al Gobierno Monti" se leía en la pancarta que abría la manifestación, donde los participantes gritaron eslóganes contra una política que "solo ha generado despidos y precariedad".

La manifestación transcurrió ante imponentes medidas de seguridad para evitar los incidentes que se produjeron el año pasado, cuando se vivieron graves enfrentamientos con la policía.

Solo algunos grupos de encapuchados lanzaron huevos y petardos contra las sedes de algunos bancos.

La manifestación tenía previsto terminar en la plaza de San Juan de Letrán, pero algunas asociaciones de estudiantes y grupos antisistema continuaron una marcha no autorizada causando problemas en el tráfico de la ciudad, pero sin graves consecuencias.

Los promotores habían convocado la marcha en protesta contra "Monti y su política económica, que produce precariedad, despidos, paro y pobreza"

"No a las contrarreformas liberales, ni de hoy ni de mañana. No a la Europa de los pactos de estabilidad, del pacto fiscal, de la austeridad y del rigor, que devastan desde hace años Grecia y ahora Italia", añadían los organizadores.

Entre los participantes había hoy numerosas asociaciones de estudiantes, protagonistas en las últimas semanas de varias manifestaciones contra los recortes a la educación que introdujo el Gobierno de Berlusconi y que han sido mantenidos y ampliados por el Ejecutivo de Monti.

"Plazas invadidas contra la troika. Es Europa la que nos lo pide", era el lema de los estudiantes de la Universidad romana de La Sapienza.

"Estas políticas están acabando con países enteros en Europa. Los partidos en el Parlamento se han bajado los pantalones delante de Monti. Este es un Ejecutivo de banqueros y ricos. Por ello hemos salido a la calle para decir no a este escándalo", explicaba uno de los manifestantes.

Entre los participantes también se encontraban enfermos crónicos que pedían mayores recursos para la asistencia sanitaria a domicilio, así como personas afectadas por los terremotos en Emilia Romagna en mayo que se sentían abandonadas por este Gobierno.

El Ejecutivo de Mario Monti, quien fue nombrado el pasado noviembre tras la dimisión de Berlusconi para afrontar la crisis que atraviesa Italia, ha aprobado un plan de ajuste de unos 30.000 millones de euros, ha subido dos puntos el IVA y realizado una reforma laboral que facilita el despido.

El pasado 20 de octubre, el sindicato mayoritario del país, la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL), convocó a miles de personas en el centro de Roma contra el Gobierno y para pedir políticas que favorezcan el empleo, y anunció una nueva movilización para el 14 de noviembre, coincidiendo con las huelgas previstas por las grandes organizaciones sindicales europeas.