Decenas de heridos por irrupción de policía israelí en Explanada de Mezquitas

Jerusalén

internacional

| 13.09.2015 - 12:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Decenas de palestinos resultaron heridos, la mayoría con síntomas de asfixia, en la irrupción de la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, horas antes de que se inicie en Israel la celebración del Año Nuevo judío o Rosh Hashaná.

Fuentes de la Media Luna Roja (equivalente a la Cruz Roja), cifraron en al menos 110 las personas que requirieron asistencia médica como consecuencia de la entrada esta mañana de fuerzas policiales israelíes en el recinto que alberga la mezquita de Al Aqsa, tercera en la jerarquía del islam, ubicada en Jerusalén este, territorio ocupado por Israel desde 1967.

Amin Abu Ghazaleh, responsable de ambulancias de ese organismo, dijo que 20 heridos fueron trasladados al Hospital al-Makased, en Jerusalén Este, entre ellos tres con lesiones en el pecho y uno en la cabeza, informó la agencia local "Maan".

La Policía israelí entró a primera hora del día en el recinto sagrado después de que un número indeterminado de palestinos se atrincherase en el recinto y protagonizara disturbios contra las fuerzas de seguridad, informó un portavoz policial israelí.

"Los choques se registraron en torno a las 06.30 hora local (03.30 GMT) cuando las fuerzas de seguridad llegaron al lugar y fueron confrontadas por un número de individuos que se habían atrincherado en la mezquita de Al Aqsa, que les lanzaron piedras, bengalas y fuegos de artificio", explicó a Efe Miki Rosenfeld, portavoz de la Policía israelí.

Las fuerzas de seguridad tiraron abajo la puerta principal del santuario musulmán y se hicieron con el control de la zona poco después, en medio de una batalla campal con gases lacrimógenos y granadas de estruendo lanzadas por las fuerzas israelíes.

Abu-Ghazaleh se quejó de que las autoridades israelíes impidieron la entrada del personal sanitario y ambulancias a la mezquita durante aproximadamente una hora y media.

"Hoy es un día negro en la historia de Al Aqsa", se quejó por su parte el jeque Azam Jatib, director del Wakf Islámico (organismo que gestiona el patrimonio musulmán en la explanada), que adujo que la Policía israelí ha prohibido el ingreso de fieles musulmanes.

Jatib aseguró que el operativo policial estaba relacionado con una visita a la zona sagrada, que los judíos conocen como Monte del Templo, de un grupo de activistas de la extrema derecha israelí, entre ellos el ministro de Agricultura de Israel, Uri Ariel, que pretendía rezar en el lugar al alba, como ya ha hecho en otras ocasiones.

El suceso se produce en vísperas de que esta noche se celebre el año nuevo judío, Rosh Hashaná, festividad que se prolonga hasta el atardecer del próximo martes y durante la cual decenas de miles de creyentes judíos acuden a orar al Muro de las Lamentaciones, aledaño a las mezquitas