Decenas de detenciones en el cuatro día de violencia en Oriente Medio

Palestinos en Gaza (AFP)

internacional

| 21.08.2011 - 18:51 h
REDACCIÓN

El cuarto día de violencia en Oriente Medio transcurre sin víctimas mortales, y con un menor porcentaje de ataques en comparación con las tres jornadas anteriores, pero con una ola de detenciones israelíes en el sur de Cisjordania de presuntos activistas islámicos.

Entre los ocho heridos de hoy en Gaza hay varios niños por las explosiones de tres cohetes disparados por aviones israelíes en el norte de la franja, informó la agencia independiente palestina Maan. Adham Abu Salamiya, portavoz de los servicios de emergencia, dijo que en un primer bombardeo, a mediodía, un avión atacó a un grupo de niños en la localidad de Bet Lahiye, ataque que el Ejército confirmó pero que, según su versión de los hechos, tuvo como objetivo a un grupo de milicianos que disparaban cohetes.

En otros dos ataques posteriores contra una instalación del movimiento islamista Hamás, siete personas, y entre ellos otros tres menores, resultaron heridos.

Seguían a la primera noche de calma en Gaza desde el atentado de Eilat que el jueves costó la vida a ocho israelíes, en lo que parecía un interludio para ver si la situación se calmaba y Egipto consigue de las facciones palestinas una nueva tregua, valora el diario Haaretz. La edición electrónica del diario Yediot Aharonot informa por su parte de contactos en El Cairo, con la ayuda también de la ONU, para restablecer la calma anterior al 18 de agosto.

Este medio recoge las informaciones del sitio en internet del periódico de Hamás, y del Al-Ahram egipcio, que anunciaba la llegada hoy a la capital egipcia del secretario general de la Yihad Islámica, Ramadan Salah, exiliado en Damasco, para mantener contactos al máximo nivel. Quince palestinos murieron y más de cincuenta resultaron heridos en los bombardeos israelíes desde el pasado jueves, mientras que un israelí perdió ayer la vida en la intermitente lluvia de más de 100 cohetes y morteros disparados desde Gaza.

Hoy la portavoz de medios extranjeros del Ejército, Avital Leibovich, más de veinte han alcanzado Israel, causando daños materiales únicamente. "Israel ve a Hamás como el único responsable de la situación. Hamás gobierna Gaza desde hace cuatro años y para nosotros es el único responsable de todo lo que ocurre allí o salga de allí", matizó al ser consultada sobre la participación de este movimiento en el lanzamiento de cohetes.

Seis proyectiles fueron disparados esta mañana contra la zona de Beer Sheva, uno de los cuales alcanzó el gimnasio de una escuela vacía, y otros cinco contra Ashkelón. Y en un aparente error de puntería otros dos cohetes cayeron en Egipto en la confluencia de su frontera con Gaza e Israel, el paso de Kerem Shalom.

El nuevo sistema antimisiles "Kipat Barzel" (Cúpula de Hierro) ha interceptado esta mañana cuatro de los proyectiles. La vulnerabilidad a un ataque masivo contra el sur de Israel, donde un millón de personas están expuestas en estos momentos a este tipo de cohetes, puede explicar las muestras de cautela del gobierno de Benjamín Netanyahu.

"Nosotros no tenemos interés en una escalada a pesar de que parece que Hamás tiene otros objetivos", declaró la portavoz militar, quien rechazó que la precaución israelí de las últimas horas se deba a la capacidad de disuasión de Hamás -a la que ella atribuyó la tenencia de ingentes cantidades de cohetes-, o a los esfuerzos diplomáticos."La operación depende de muchos factores: de información de inteligencia precisa, de las condiciones meteorológicas, de los bancos de objetivos, de si hay civiles a su alrededor... lo que es seguro es que no permitiremos que esta situación continúe", explicó sobre la reducción cuantitativa de los ataques en Gaza.

No se trata tampoco, aseguró, de una "ventana" a las organizaciones armadas en Gaza para que negocien un alto el fuego. Anoche, en una reunión de urgencia, Netanyahu y sus siete principales ministros discutieron la posibilidad de lanzar nuevos ataques contra las milicias palestinas en Gaza, pero descartaron una invasión terrestre con bombardeos masivos como hace dos años, en la que murieron unos 1.400 palestinos.

"Nadie quiere una Operación Plomo Fundido 2", dijo la fuente bajo condición de anonimato. La escalada de tensión ha llegado a Cisjordania con la detención por el Ejército israelí de decenas de palestinos, la mayoría vinculados al movimiento islamista Hamás, informan las agencias Maan y Wafa. La una informa de 120 arrestados, y la otra de 60, en una incursión masiva en la ciudad de Hebrón, y en poblados vecinos como Dura, Surif, Beit Umma, Yatta y Samua, en la mayor redada en la zona de Hebrón desde 2003.