Cruz Roja teme que la sequía en el Cuerno de África se extenderá un año más

La previsión es que las lluvias no serán suficientes para las cosechas, los animales y las personas"

internacional

| 18.09.2011 - 16:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La jefa de Operaciones de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en África, Asha Mohammed Abdulrahim, quien ha intervenido en Gran Canaria en la reunión del equipo de coordinación pan-africano (PACT), ha dicho hoy a Efe que la sequía en el Cuerno de África se extenderá hasta agosto del 2012.

Después de recordar que la zona vive la peor sequía de los últimos 60 años, Abdulrahim ha apuntado que "lo peor es que no viene de ahora, sino que es un fenómeno que se repite y que ya estaba allí". "Los comités de la Cruz Roja de Kenia, Etiopía y Somalia advirtieron el pasado mes de enero de lo que iba a pasar, y la previsión es que las lluvias no serán suficientes para las cosechas, los animales y las personas", ha subrayado.

Abdulrahim ha informado de que la Cruz Roja y la Media Luna Roja se encargan de la ayuda inmediata, de la distribución de comida, del agua y las clínicas móviles, pero también piensan en un trabajo a largo plazo, para que en el futuro estas comunidades puedan afrontar mejor estas situaciones.

En su opinión, hay que conseguir "una situación sostenible" y que las personas que se ven afectadas por la sequía puedan mantener a sus animales y sus cosechas. "Pretendemos apoyarles a largo plazo y eso implica, por ejemplo, que tengan pozos operativos tanto para las personas como para los animales", ha subrayado.

Abdulrahim ha asegurado que la mayoría de la gente afectada por la crisis del Cuerno de África pertenece a poblaciones dedicadas al pastoreo; es decir, nómadas que se desplazan con sus animales de una zona a otra por Somalia, el norte de Kenia y el sur de Etiopía. Ha considerado que una hipótesis de trabajo es que los nómadas cambien sus hábitos y puedan instalarse en un lugar y convertirse en granjeros, para que así puedan ser ayudados con el agua para regar sus cultivos. "Ahora los animales también se mueren, así que parte de nuestra actividad es ayudarles en su venta, porque no pueden mantenerlos, y después, cuando la situación cambia, también les apoyamos a recuperarlos para que empiecen de nuevo. Nuestras intervenciones son muchas y diversas", ha destacado.

Asha Mohammed Abdulrahim ha dicho que después de tanto tiempo sin agua comienza a aparecer los casos de cólera y otras enfermedades, e incluso la desnutrición de los niños que no pueden ser bien alimentados.