Corea del Norte da homenaje al "querido líder" con promociones y pirotecnia

internacional

| 16.02.2015 - 11:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ordenó la promoción de 27 altos cargos militares con motivo del cumpleaños de su fallecido padre, Jong-il, en una jornada festiva que comenzó con fuegos artificiales en Pyongyang.

El joven dictador, que nombró a un coronel general, siete tenientes generales y 19 comandantes generales, deseó que los oficiales ascendidos "cumplan con sus honorables responsabilidades y deberes en la ofensiva para lograr cuanto antes la victoria final", según informó la agencia estatal KCNA.

El nombrado coronel general es Choe Kyong-song, comandante de las fuerzas especiales del poderoso Ejército Popular de Corea del Norte, que cuenta con alrededor de 1,1 millones de efectivos. El joven dirigente también presentó sus respetos y depositó una ofrenda floral ante el cuerpo embalsamado de su padre que descansa en el Palacio del Sol de Kumsusan de la capital norcoreana.

El cumpleaños de Kim Jong-il, que hoy cumpliría 73 años, comenzó a medianoche con el lanzamiento de fuegos artificiales en Pyongyang, según describió la KCNA. De momento se desconoce si tendrán lugar otros actos a lo largo del día en este país caracterizado por el extremo culto a la personalidad de sus líderes, aunque se cree poco probable que tenga lugar un desfile militar, ya que el año pasado no se realizó.

El conocido como Día de la Estrella Brillante rinde homenaje al "querido líder" que gobernó el país con mano de hierro durante 17 años desde 1994 hasta su muerte en diciembre de 2011, hecho que dio paso al mandato de su hijo, Kim Jong-un, el jefe de Estado más joven del mundo con solo 32 años, según estimaciones.

Kim Jong-il nació en 1942 en el emblemático monte Paektu, al norte del país, según la versión oficial del régimen, aunque los historiadores mantienen que en realidad llegó al mundo en territorio de la antigua Unión Soviética.