Comienza el juicio contra el ex primer ministro islandés por la crisis

internacional

| 05.03.2012 - 14:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un tribunal islandés comenzó hoy el juicio contra el ex primer ministro conservador Geir H. Haarde, que puede ser condenado a dos años de cárcel por su presunta actuación negligente en el colapso bancario sufrido por Islandia en octubre de 2008.

El conservador Haarde, de 61 años y primer ministro entre 2006 y 2009, está acusado de violar la ley sobre la responsabilidad de los ministros y de desoír las advertencias que recibió en su momento acerca de una inminente crisis de los principales bancos islandeses.

Haarde, que ya había declarado hace unos meses en dos vistas previas, abrió hoy su comparecencia resaltando que esta es la primera vez que le dan la posibilidad de responder a las preguntas relacionadas con la acusación.

Tanto en vistas previas como en declaraciones anteriores, el ex primer ministro entre 2006 y 2009 ha insistido en su inocencia y en calificar de "farsa" el juicio, que considera un proceso político.

La acusación ha llamado a declarar a cerca de 60 personas, entre las que figuran altos cargos del Gobierno de Haarde y del actual, empezando por la primera ministra, la socialdemócrata Jóhanna Sigurdardóttir.

La defensa centrará su estrategia en que Haarde no podía intervenir en la actividad de los bancos y que la Fiscalía debe demostrar que efectivamente sus decisiones llevaron al crac bancario.

El Landsdómur es una corte especial para procesos que afectan a miembros del Gobierno, creada en 1905 y que nunca antes había actuado.

El Althingi (Parlamento islandés) dio luz verde en septiembre de 2010 a que Haarde fuese llevado a los tribunales, siguiendo el consejo de la comisión parlamentaria de investigación, aunque no hizo lo mismo con otros tres ex ministros de su gabinete, dos de ellos socialdemócratas.