China y EEUU, a la búsqueda de un acuerdo climático que respete sus intereses

Rajoy promete una Ley de Cambio Climático para dar "coherencia" a las políticas de reducción de CO2

Obama" "Este es el momento en el que decidimos salvar nuestro planeta"

Más de 430.000 personas mueren al año prematuramente en Europa por la contaminación

Ban: "Tenemos entre nuestras manos el futuro de las generaciones venideras"

internacional

| 30.11.2015 - 12:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Los líderes de las dos mayores potencias mundiales, el estadounidense Barack Obama y el chino Xi Jinping, dejaron hoy patente su intención de trabajar juntos durante la cumbre climática de París para lograr un acuerdo que logre reducir las emisiones, pero que también respete sus preocupaciones.

Obama y Xi han procurado dejar clara la sintonía que comparten en cuestiones clave de cara a las negociaciones que tratarán de culminar en un acuerdo global que logre contener el cambio climático, con un encuentro bilateral previo al inicio formal del foro.

Xi abogó ante Obama por que China y Estados Unidos "se asocien el uno con el otro para ayudar a que la conferencia climática logre los objetivos esperados" y que cooperen en beneficio mutuo. Y ambos mostraron su "determinación de trabajar juntos y con otros para lograr un ambicioso y exitoso resultado" en un comunicado conjunto.

Este gesto sigue la estela del anuncio conjunto que ambos mandatarios hicieron en noviembre de 2014, cuando mostraron un inédito frente común en favor de la lucha contra el cambio climático, aunque con medidas lejos de ser uniformes.

Esta alianza crea recelos entre otros socios, como la Unión Europea, que tradicionalmente ejerce el liderazgo mundial en la promoción de políticas climáticas y medioambientales y quiere que ambos países sean realmente ambiciosos, asuman compromisos reales y sean transparentes en sus acciones.

La implicación de China y Estados Unidos es fundamental para alcanzar un verdadero acuerdo mundial y evitar un fiasco como el vivido en la cumbre de Copenhague. La cuestión que queda por responder es a qué precio ambas potencias están dispuestas a comprometerse. Y en qué términos.

"He venido aquí personalmente para decir que EEUU no solo reconoce su papel en la creación de este problema, sino que asume su responsabilidad de hacer algo", afirmó Obama en el discurso que pronunció ante los líderes, a los que pidió garantizar "un acuerdo ambicioso".

El presidente estadounidense, en cambio, eludió entrar en la cuestión de si este pacto debe o no ser vinculante -algo que demanda buena parte de la comunidad internacional, pero que Washington quiere eludir- y pidió que se tengan en cuenta las diferencias que separan a cada Estado.

China, el mayor emisor mundial de dióxido de carbono (CO2), también quiere asegurarse de que se le concede el margen suficiente para aplicar las soluciones que considere más apropiadas a su situación.

RAJOY PROMETE UNA LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha prometido en París, que si gana las elecciones el próximo 20 de diciembre, el Gobierno aprobará una Ley de Cambio Climático que de "coherencia" a las políticas de reducción de gases de efecto invernadero.

En una rueda de prensa ofrecida en París donde asiste a la inauguración de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP21), el presidente ha adelantado que esta nueva norma será un "marco institucional único" que favorezca las políticas que reduzcan más emisiones y que más empleo fomenten y que ponga "racionalidad" a la fiscalidad ambiental, no con más impuestos sino reorganizando los ya existentes.

Además, ha anunciado que con la nueva Ley, que se aprobaría en la siguiente legislatura, se hará un diseño a medio plazo, coordinado y de todos los recursos que las administraciones públicas destinen al cumplimiento de los objetivos de cambio climático y que racionalizará la fiscalidad ambiental para que contribuya a alcanzar los objetivos en materia de cambio climático, crecimiento y empleo.

Según ha explicado, esta normativa coordinará "todos" los programas y actuaciones de apoyo a la eficiencia energética y, "en particular" en los ámbitos de transporte, edificación y alumbrado público, a las tecnologías renovables y a la I+D en innovación para la consecución de objetivos de reducción de emisiones y de adaptación al cambio climático.

HOLLANDE: NUNCA EL MUNDO HABÍA AFRONTADO UN DESAFÍO TAN GRANDE

Mientras, el presidente francés, François Hollande, aseguró hoy durante la apertura de la cumbre del clima de París (COP21) que "nunca antes el mundo había afrontado un desafío tan grande" como "el futuro del planeta, de la vida".

"Vuestro esfuerzo genera una gran esperanza que no podemos defraudar", dijo a los presentes en la cumbre el presidente francés, que destacó la amenaza que sufre el planeta.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó hoy durante la apertura de la cumbre del clima (COP21) de París que los delegados allí presentes tienen en sus manos "el futuro de las generaciones venideras".

"Estamos aquí para escribir el guión de un futuro mejor para el planeta, un nuevo futuro de esperanza, seguridad y dignidad para todos", señaló Ban, quien comenzó su intervención con una llamada a un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados terroristas en Francia.

El secretario general de Naciones Unidas dijo a los más de 150 líderes mundiales y miles de delegados de los países congregados en París: "Estamos en el mismo lugar con un objetivo común, tenemos el poder de cambiar las cosas, elijamos el camino del compromiso, la flexibilidad y el consenso".

Ban apeló a los líderes mundiales a "acelerar" la ambición de los compromisos climáticos presentados para el acuerdo global de cambio climático que se prevé aprobar en París con el fin de lograr que la temperatura del planeta no aumente más de 2 grados a finales de siglo (frente a los 2,7 grados que implicarían las contribuciones actuales).

"Nos dirigimos hacia un futuro bajo en emisiones y no hay vuelta atrás", subrayó.

Ban abogó por que de París salga un acuerdo "universal, ambicioso, creíble y a largo plazo" para descarbonizar la economía mundial, pero también un pacto "solidario con los más vulnerables y con compromisos de adaptación para los países en desarrollo".