Chávez y Capriles inauguran en las calles la carrera por la Presidencia venezolana

La opositora Corina Machado afirma que la "transición en Venezuela ya ha comenzado"

internacional

| 02.07.2012 - 16:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y su principal rival, el opositor Henrique Capriles, inauguraron hoy en las calles de Venezuela la campaña oficial con vistas a las elecciones del 7 de octubre que definirá al gobernante del país para el periodo 2013-2019.

Arropado por miles de seguidores que acompañaron los 18 kilómetros que recorrió su caravana, Chávez anunció el inicio de su quinta batalla por el poder, que conquistó en los comicios de 1998, mientras Capriles encabezó concentraciones dos comunidades indígenas asentadas en las fronteras con Brasil (sur) y Colombia (noroeste), respectivamente. "Hoy arranca en verdad la ofensiva bolivariana, hoy arranca la jornada que nos llevará al 7 de octubre para garantizar la continuidad de la revolución socialista en Venezuela", exclamó Chávez en la ciudad de Maracay (centro).

Durante un discurso de cerca de hora y media el gobernante dijo que esta su "quinta campaña" en referencia a 1998, al 2000 por la relegitimación de los poderes tras la aprobación de la Constitución venezolana de 1999; al 2004 contra un referéndum revocatorio y las presidenciales de 2006.

El mandatario indicó que abre esta campaña en las "mejores condiciones" posibles, al referirse a distintas encuestas que le otorgan ventaja, y resaltó que entre él y Capriles -a quien califica de 'majunche' (poca cosa)- "no hay menos de 20 puntos de diferencia en este momento".

Chávez afirmó que en esta campaña se van a decidir "los próximos cien años" del país y pronosticó que el resultado de las urnas será "otro fulminante nocaut" para la burguesía.

También le pidió a Dios para que le siga dando vida y salud para servir a su pueblo y afirmó que este último año, en el que supo que tenía cáncer y debió someterse a distintos tratamientos, ha sido "muy difícil".

CAPRILES RECLAMA UN ACTITUD DE RESPETO

Por su parte, Capriles se comprometió a trabajar al servicio "del más pobre" y "del más olvidado", al visitar la comunidad indígena de Kumarakapay, en la ciudad de Santa Elena de Uairén, estado Bolívar, fronterizo con Brasil (sur), desde donde viajó tras estar en el estado Zulia (noroeste) para un encuentro con nativos Wayuú.

Capriles señaló que se había negado a iniciar oficialmente su campaña en Caracas o en alguna de las grandes ciudades del país y que prefirió empezar por "esas comunidades olvidadas" que no parecieran ser parte de Venezuela, además de dar prioridad al estado Bolívar por llevar el nombre del Libertador, Simón Bolívar.

El líder opositor aseguró que esta elección "es entre el presente" de "violencia, donde cada día hay más dificultad para tener un empleo digno" y "un futuro mejor para todos, de seguridad, de empleo".

El aspirante a suceder a Chávez pidió además, a sus seguidores, que a partir de hoy y en los próximos 98 días, tiempo que durará la campaña, tengan una actitud de "altura" y "respeto" pues, aseguró, no es su estilo "ir por ahí ofendiendo".

La campaña electoral en Venezuela se inició formalmente a las 6.00 local de este 1 de julio (10.30 GMT) y concluirá en la medianoche del 4 de octubre, tres días antes de los comicios.

Además de Chávez y Capriles aspiran a la Presidencia María Bolívar (Partido Democrático Unidos por la Paz y la Libertad), Luis Reyes (Organización Renovadora Auténtica); el militar retirado Yoel Acosta Chirinos, el sindicalista Orlando Chirinos (Partido Socialismo y Libertad), y Reina Sequera (Poder Laboral).

CORINA MACHADO: LA TRASNSICIÓN EN VENEZUELA YA HA COMENZADO

Por su parte, la diputada opositora venezolana María Corina Machado aseguró este lunes en Madrid que "la transición en Venezuela ya comenzó, porque el fracaso" del proyecto del presidente Hugo Cávez es "contundente".

Machado, que intervino en un panel del campus 2012 organizado por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (Faes), se refería así a la aspiración de la oposición unida venezolana de derrotar a Chávez en los comicios convocados para el 7 de octubre próximo. "Estamos ante una encrucijada histórica. Pocas veces una generación tiene la posibilidad de cambiar la historia. Y lo que hagamos o dejemos de hacer en los próximos meses será decisivo no solo para Venezuela, sino para el resto de América Latina e incluso para el mundo", señaló la diputada venezolana.

Machado, que compitió en las elecciones primarias de la oposición con el candidato Henrique Capriles, criticó que el gobierno chavista ha supuesto para Venezuela "una destrucción no sólo en su capacidad productiva, sino también en lo moral".

Aseguró que después de 14 años de chavismo, aún hay muchas personas que no asumen la verdadera naturaleza del oficialismo que, dijo, tiene "unos rasgos comunes" claros con regímenes autoritarios. "Uno de ellos es el control total de los poderes públicos. Llegan al poder, a veces por elecciones, pero utilizan esa legitimidad para cambiar la legalidad", afirmó.

Como ejemplo, citó que desde la llegada de Chávez al poder en el año 2000, de los 2.000 jueces que había en Venezuela, "en 2009 quedaron menos de 20 en todos los tribunales del país".

También denunció como un rasgo del chavismo "el uso de la violencia. Venezuela se ha convertido en uno de los países más violentos del planeta", afirmó. Sobre este asunto, indicó que sólo el pasado fin de semana "hubo más de 60 asesinatos en Caracas" y dijo que hay "12.000 bandas criminales" en Venezuela, los "paramalandros", que son "armados por el Gobierno". Esa violencia, que según sus datos hizo pasar los homicidios anuales de 4.000 a 20.000 desde 1999, "es un mecanismo de control social, pues hace que mucha gente de clase media decida emigrar o inhibirse" de la política.

Machado destacó también el empleo de los medios de comunicación y del aparato del Estado por parte del chavismo y el control que se está haciendo del proceso electoral.

"Los empleados públicos son obligados a asistir a marchas, mítines, se utilizan hasta ambulancias para actividades proselitistas y todas las cadenas de radio y televisión retransmiten un mensaje oficial" mientras se ignoran los actos de la oposición, aseguró.

De acuerdo a la diputada opositora, el Gobierno del presidente Chávez ha llevado a la "destrucción de la capacidad productiva del país" y en una década "ha expropiado más de 4 millones de hectáreas, las mas productivas".

Igualmente, denunció que está a punto de aprobarse "una ley antimonopolio que se aplica a todos menos al Estado, y por la que se podrá expropiar cualquier bien".

Todo ello se incluye en lo que Machado llamó "el Plan Chavez", que, dijo, prevé "la desaparición de cualquier iniciativa privada", y la creación "de una sociedad de esclavos y un país de delatores, con un sistema de información, donde los hijos delaten a sus padres y los compañeros de trabajo entre ellos para poder avanzar en el modelo socialista".