Chávez amenaza con la expropiación al presidente de filial del BBVA en Venezuela

En medio de un programa de televisión y teléfono en mano

"Usted tenga cuidado. Me está diciendo que el banco no está en venta pero yo se lo puedo expropiar, si quiero"

internacional

| 27.01.2011 - 10:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amenazó e a Pedro Rodríguez, máximo responsable del Banco Provincial, filial del BBVA español, con la expropiación de la entidad si no acataba las leyes del país, en una tensa conversación telefónica trasmitida en directo por la televisión estatal.

Chávez amenazó con la nacionalización del banco en un acto con "víctimas de estafas inmobiliarias" después de que una mujer acusara al Banco Provincial de denegar un crédito para financiar una vivienda en un complejo residencial de Caracas.

Teléfono en mano, el presidente conversó con Rodríguez y le emplazó a reunirse con ese colectivo y con representantes del Gobierno, al tiempo de advertirle de que de no hacerlo le compraría el banco.

"Pedro: no voy a discutir más con usted (..) óigame, yo le voy a pedir que atienda a estas personas, si usted no tiene tiempo o no puede, entonces dígame cuánto cuesta el banco, yo le compro el banco", dijo Chávez, durante la conversación con Rodríguez, cuya voz no salió al aire.

El presidente del Banco Provincial aceptó acudir a la reunión, que tuvo lugar en horas de la tarde en la Cancillería, y que, según indicó al canal estatal de televisión Rodríguez, sirvió para sentar las bases para un arreglo en los próximos días con ese colectivo. "Acabamos de tener una reunión en una mesa donde se han sentado sentado las bases para en los días de mañana, pasado y como tope el lunes próximo tener resuelto todo el problema", indicó Rodríguez.

"Hemos acudido en el día de hoy al llamado del presidente de la República para tratar de resolver la problemática que existe con la promoción de apartamentos en San José del Ávila", dijo el presidente de la entidad en referencia a la zona de Caracas de donde eran los miembros del colectivo. Agregó que se buscará una solución que terminar los inmuebles y las personas puedan habitar las viviendas que esperan desde hace tiempo.

Las palabras de Rodríguez pusieron fin a una jornada dominada por las palabras con que Chávez había amenazado al Banco Provincial. "Esto es muy serio, o usted cumple con las leyes o entrégueme el banco, dígame cuanto vale el banco, no voy a discutir con usted", dijo Chávez a Rodríguez.

El momento de mayor tensión de la conversación se produjo cuando el responsable del Banco Provincial dijo al presidente que el banco no estaba en venta, una respuesta que Chávez tildó de "altanera". "Usted tenga cuidado con lo que me responda, porque usted me está diciendo que el banco no está en venta pero yo se lo puedo expropiar ya, inmediatamente si quiero, en función del interés nacional, tenga cuidado con lo que me responda, por favor se lo ruego", respondió el presidente venezolano.

Posteriormente, el presidente apareció de nuevo al aire en el canal estatal para salir al paso de rumores sobre la presunta intervención inmediata del banco, que atribuyó a sectores opositores que buscan desestabilizar el país.

"Ya andan diciendo los escuálidos (como llama a los opositores) que el banco va a ser intervenido, que ya Chávez está listo para tomarlo misma noche ... ¡nadie se deje llevar por esa campaña! (...) están buscando una corrida financiera para dañar el sistema", declaró el mandatario.

Explicó que su tono amenazador previo fue provocado por el presidente del Banco Provincial, quien se mostró "un poco altanero" y por eso se vio obligado a ponerlo en su sitio.

Además, manifestó su convencimiento de que el Banco Provincial iba a "asumir su responsabilidad y va a atender a las personas afectadas" para dar, entre todos, una solución al problema.

Chávez ordenó que en la reunión estuvieran presentes el ministro de Exteriores, Nicolás Maduro, y la fiscal general, Luisa Ortega. EFE