El número de detenidos tras el golpe de Turquía alcanza unas 6.000 personas

Erdogan pide a EE.UU. extraditar al predicador turco exiliado Fethullah Gülen

El golpe fallido motiva purgas en la Judicatura y unidad en el Parlamento

Celebran en varias ciudades turcas "vigilias por la democracia"

En total han sido detenidos ya 34 generales del Ejército turco

internacional

| 17.07.2016 - Actualizado: 19:44 h
REDACCIÓN

Las autoridades turcas intensificaron la ola de detenciones en el Ejército tras el fallido golpe militar , informan medios locales, que se refieren a decenas de arrestos de generales, jueces y fiscales. El ministro turco de Justicia, Bekir Bozdag, señaló hoy que el número de detenciones tras el fallido golpe de Estado en Turquía en la noche del viernes al sábado ha subido a unas 6.000 personas.

Según la agencia de noticias semioficial Anadolu, el ministro explicó en Ankara que el número de arrestos podría incluso subir más todavía. Hasta ahora, las autoridades habían informado de 2.839 soldados detenidos, entre ellos decenas de generales, mientras que más de 2.700 jueces fueron destituidos

Según la agencia de noticias Anadolu, fueron detenidos 52 militares en la base de Denizli, incluyendo un general, mientras que en la base de la OTAN de Incirlik fue detenida una docena de soldados, incluyendo otro general.

Por su parte, ocho generales de la Fuerza Área, que estaban supuestamente en una lista para ser comandantes regionales en el caso de un golpe exitoso, fueron detenidos anoche en el aeropuerto de Sabiha Gokcen, en la parte asiática de Estambul. Desde allí fueron trasladados al departamento antiterrorista de la policía de Estambul para ser interrogados.

Según la emisora de noticias NTV, en total han sido detenidos ya 34 generales del Ejército turco, todos sospechosos de estar involucrados en el golpe. Entre los detenidos hasta ahora destacan los responsables máximos del segundo y tercer ejército, respectivamente, Erdal Öztürk y Adem Huduti.

Otro de los arrestados es Akin Öztürk, excomandante de la fuerza aérea, que iba a ser supuestamente el nuevo jefe del Estado Mayor en caso de prosperar el golpe, asegura la prensa.cEl propio Öztürk ha negado en los primeros interrogatorios cualquier implicación en el golpe, informó hoy la emisora CNNTürk.

Los otros militares detenidos, en total casi 3.000 hasta el momento, empezaron a ser interrogados por la policía. Varios soldados rasos, que estaban haciendo el servicio militar obligatorio en el momento del golpe, aseguraron que no sabían nada de un levantamiento militar.

Indicaron que fueron llamados a salir de los cuarteles en lo que pensaban iba a ser un ejercicio militar.

DETENCIONES EN LA JUDICATURA

Por otra parte, la agencia de noticias privada Dogan informa de que en el centro y sur del país fueron detenidos un total 136 jueces y fiscales. Ayer se había anunciado el despido de unos 2.700 del estimado total de 15.000 jueces de Turquía.

La fiscalía de Ankara, que dirige las investigaciones, los acusa de estar relacionados con la red del predicador conservador Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos y al que el Gobierno culpa de estar detrás del golpe.

ERDOGAN PIDEA EEUU EXTRADITAR A GüLEN

Por otra parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha hecho un llamamiento público a Estados Unidos para que este país entregue a Ankara al predicador Fethullah Gülen, de 75 años, dirigente de una cofradía a la que el Gobierno turco atribuye la responsabilidad del golpe militar.

"Que nos entreguen al personaje de Pensilvania", clamó Erdogan en referencia a Gülem durante una comparecencia ante miles de sus seguidores en una céntrica plaza de Estambul.

Horas antes, también el primer ministro turco, Binali Yildirim, había señalado que un país que acoge al "líder del Estado paralelo", nombre con la que las autoridades turcas se refieren a la cofradía que encabeza Gülem, no puede ser un amigo de Turquía.

Desde su primera comparecencia pública tras el golpe, esta madrugada, Erdogan ha atribuido la responsabilidad de la asonada a las redes de Gülen, pese a que no constan amplias simpatías por el predicador en las Fuerzas Armadas turcas, de tradición laica.

Gülen ha negado toda implicación y ha condenado el golpe. En una breve intervención desde su residencia en Saylorsburg (Pensilvania), Gülen, que ha sido acusado por el gobierno turco de ser el instigador de la asonada militar de anoche, aseguró que la toma por la fuerza no es la vía del cambio en Turquía. "Hay un ligera posibilidad de que fuera un golpe escenificado", aseguró Gülen.

Mientras el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha instado hoy a Turquía que presente pruebas de su vinculación. "No hemos recibido ninguna petición del Gobierno turco" sobre la extradición de Gülen, indicó Kerry, aunque sí que señaló que "esperamos que haya preguntas" sobre él.

CELEBRAN VIGILIAS POR LA DEMOCRACIA

En varias ciudades de Turquía se celebraron esta madrugada "vigilias por la democracia" con motivo del fracaso del intento de golpe de Estado del pasado viernes, informaron las emisores locales. Desde el inicio de la intentona golpista el presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, había instado a sus seguidores a salir a las calles para enfrentarse al golpe.

A lo largo del sábado, incluso después de saberse ya que el golpe había fracasado con toda seguridad, Erdogan hizo enviar un mensaje de texto a millones de ciudadanos en el que se pedía a la gente "defender la democracia". Las emisoras turcas mostraron a lo largo de la madrugada imágenes de miles de personas reunidas en las principales ciudades del país, como Ankara, Estambul o Esmirna.

La prensa turca señala que la intención de Erdogan y del gobernante partido islamista AKP es que las vigilias y protestas sigan adelante durante los próximos días. Por otra parte, el diario Hürriyet informa en su versión electrónica que Erdogan habló anoche por teléfono con dos líderes de la oposición para agradecer personalmente su rechazo a la intentona golpista.

El presidente no había acudido a una sesión parlamentaria en la que se adoptó una declaración conjunta de los cuatro partidos en la Cámara (el islamista AKP, el socialdemócrata CHP, el nacionalista MHP y el pro-kurdo HDP). En sus conversaciones con el líder del CHP, Kemal Kiliçdaroglu, y del MHP, Devlet Bahçeli, Erdogan les agradeció no haber apoyado a los golpistas en la noche del pasado viernes, día 15 de julio.

Además, el presidente turco habló con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, indicó la emisora CNNTürk, para analizar la extradición de ocho supuestos golpistas turcos que habían huido en helicóptero a Grecia. Según la emisora turca, el líder griego le prometió a Erdogan que Atenas iba a hacer todo lo posible para devolver a los ocho militares a Turquía.

Los ocho hombres habían salido de Turquía a bordo de un helicóptero, con el que llegaron hasta la provincia griega de Alexandroupolis, donde pidieron asilo. Atenas asegura que debe respetar y aplicar sus leyes de asilo, lo que podría durar varias semanas. Mientras, miembros del ejército turco han acudido ya a Grecia para devolver el helicóptero, del tipo Sikorsky, a su base en Turquía, señala Hürriyet.

ERDOGAN PIDEA EEUU EXTRADITAR A GüLEN

Por otra parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha hecho un llamamiento público a Estados Unidos para que este país entregue a Ankara al predicador Fethullah Gülen, de 75 años, dirigente de una cofradía a la que el Gobierno turco atribuye la responsabilidad del golpe militar.

"Que nos entreguen al personaje de Pensilvania", clamó Erdogan en referencia a Gülem durante una comparecencia ante miles de sus seguidores en una céntrica plaza de Estambul.

Horas antes, también el primer ministro turco, Binali Yildirim, había señalado que un país que acoge al "líder del Estado paralelo", nombre con la que las autoridades turcas se refieren a la cofradía que encabeza Gülem, no puede ser un amigo de Turquía.

Desde su primera comparecencia pública tras el golpe, esta madrugada, Erdogan ha atribuido la responsabilidad de la asonada a las redes de Gülen, pese a que no constan amplias simpatías por el predicador en las Fuerzas Armadas turcas, de tradición laica.

Gülen ha negado toda implicación y ha condenado el golpe. En una breve intervención desde su residencia en Saylorsburg (Pensilvania), Gülen, que ha sido acusado por el gobierno turco de ser el instigador de la asonada militar de anoche, aseguró que la toma por la fuerza no es la vía del cambio en Turquía. "Hay un ligera posibilidad de que fuera un golpe escenificado", aseguró Gülen.

Mientras el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha instado hoy a Turquía que presente pruebas de su vinculación. "No hemos recibido ninguna petición del Gobierno turco" sobre la extradición de Gülen, indicó Kerry, aunque sí que señaló que "esperamos que haya preguntas" sobre él.