Carros blindados toman la plaza de Minsk para evitar la protesta de la oposición

internacional

| 19.12.2010 - 18:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tropas del Ministerio del Interior y carros blindados antidisturbios se han concentrado en el centro de la capital bielorrusa, Minsk, donde la oposición ha convocado un mitin tras el cierre de los colegios de las elecciones presidenciales que se celebraban este domingo.

En las esquinas de la plaza Oktiábrskaya, donde estaba previsto el mitin opositor, se emplazaron carros blindados y efectivos antidisturbios, según la agencia rusa Interfax.

En el centro de la plaza, entre tanto, un centenar de personas disfruta de la pista de patinaje, creada hace unos días, y un anuncio en la oficina de alquiler de patines comunica que hoy funcionará una hora más de lo habitual, hasta la medianoche.

La oposición ha confirmado la convocatoria de la manifestación, no autorizada, y su disposición a trasladarla a otro lugar del centro de la capital.

"Si la plaza Oktiábrskaya está tomada por la policía, iremos a otra plaza. Minsk no es tan pequeña para que no encontremos sitio", declaró Vladímir Nekliáev, uno de los nueve candidatos que intentan desbancar al actual jefe de Estado, Alexandr Lukashenko, que ya lleva en el poder 16 años.

Denuncias de fraude

Representantes de la oposición adelantaron las denuncias de fraude y convocaron a sus partidarios a congregarse tras el cierre de los colegios en la céntrica plaza Oktiábrskaya para condenar el "pucherazo" y exigir la convocatoria de nuevas elecciones, "sin Lukashenko".

Por su parte, las autoridades advirtieron que quienes salgan a la calle actuarán "en contra de los intereses del país".

"Hay suficientes agentes de las fuerzas del orden para garantizar la seguridad", declaró a la prensa Víctor Nóvikov, portavoz del Ministerio del Interior de Bielorrusia.

Más de un millar de observadores extranjeros, enviados por la OSCE, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, la Comunidad de Estados Independientes y las comisiones electorales de varios países seguirán la votación y el escrutinio. Las elecciones cuentan con la cobertura de más de 600 periodistas extranjeros.