Bruselas propone que España acoja al 9% de los demandantes de asilo que ya están en la UE y a 1.500 nuevos

La Comisión Europea propone un sistema de cuotas para la acogida de refugiados en Europa

El mayor peso recaerá sobre Alemania, Francia e Italia

Reino Unido expresa su rechazo frontal e Irlanda y Dinamarca no participarán

Margallo: "España soporta un peso proporcionalmente muy superior al de otros países"

Inmigrantes en la valla de Melilla

internacional

| 13.05.2015 - 14:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

España deberá acoger al 9,1% de los demandantes de asilo que ya están en territorio comunitario y deban reubicarse para aliviar a los países más afectados por la crisis migratoria en el Mediterráneo -como Italia, Grecia oMalta- y también a 1.549 de los 20.000 nuevos refugiados que la UE pretende acoger durante los años 2015-2016, según el sistema de cuotas que ha propuesto este miércoles la Comisión Europea.

El objetivo de este sistema de cuotas es reforzar la solidaridad entre los Estados miembros de la UE frente a la crisis migratoria repartiendo entre todos ellos la gestión de las peticiones de asilo. Bruselas ha calculado el reparto de demandantes entre los países de la UE basándose en una serie de criterios, en particular el PIB, el tamaño de población, la tasa de paro y los números anteriores de asilados.

Según este sistema de reubicación, el mayor peso recaerá sobre Alemania (que deberá acoger al 18,42% de los que ya están en la UE y a 3.086 nuevos), Francia (14,1% y 2.375, respectivamente) e Italia (11,84% y 1.989). Reino Unido -que ya ha expresado su rechazo frontal a esta iniciativa- Irlanda y Dinamarca cuentan con cláusulas de exención que les permiten no participar en el reparto de refugiados.

El Ejecutivo comunitario proporcionará una financiación adicional de 50 millones de euros para 2015 y 2016 con el fin de ayudar a los Estados miembros a acoger a 20.000 nuevos demandantes de asilo. Las propuestas legislativas se presentarán a finales de mayo.

Las cuotas obligatorias de solicitantes de asilo han chocado hasta ahora con la oposición radical de los Estados miembros, que alegan que se trata de una cuestión que afecta a la soberanía nacional. No obstante, el agravamiento de la crisis migratoria en el Mediterráneo ha llevado a algunos países como Alemania o Francia a cambiar de posición. Otros, como Reino Unido o Hungría, mantienen su rechazo.

El nuevo sistemas de cuotas constituye la principal novedad de la nueva Agenda Europea de Inmigración presentada este miércoles por el Ejecutivo comunitario.

GARCÍA MARGALLO: "ESPAÑA YA SOPORTA UN PESO PROPORCIONAL MUY SUPERIOR AL DE OTROS PAÍSES"

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha señalado, sobre las cuotas de inmigrantes que plantea la Comisión Europa, que España "está soportando un peso proporcionalmente muy superior al que están haciendo otros países".

García-Margallo, ha insistido, en primer lugar, en que "es un programa voluntario" y, en segundo, en que "es necesario tener en cuenta el esfuerzo que los países están haciendo en materia de inmigración". Al respecto, ha aseverado que "España ha hecho un esfuerzo muy superior al de nuestras propias fuerzas". "Somos la frontera sur de la Unión y hemos hecho un esfuerzo que ha sido coronado con gran éxito", ha resaltado.

En este sentido, ha destacado que la inmigración a España a través de los países limítrofes --Mauritania, Senegal y Marruecos-- "ha disminuido enormemente", y ha añadido que "donde se está produciendo ahora el problema es a través de Libia".

"Esto nos he llevado a emplear muchos recursos, muchos esfuerzos, y hay que tenerlo en cuenta cuando se nos pide un esfuerzo adicional", ha manifestado García-Margallo. Así, ha dicho ser consciente de que "hay que hacer frente a esto" y de que "es un problema europeo, es un problema de todos".

Por lo tanto, "no rechazamos nuestra colaboración, en ningún caso, en este tampoco, pero hay que tener en cuenta lo que ya estos haciendo, el peso que estamos soportando, que es proporcionalmente muy superior al que están haciendo otros países", ha señalado.