Breivik cierra su juicio pidiendo la absolución y amenazando con nuevos ataques

Dice que está cuerdo y que un mínimo de expertos lo dudan

internacional

| 22.06.2012 - 17:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ultraderechista Anders Behring Breivik cerró hoy el juicio por los atentados del 22 de julio de 2011 en Noruega en los que mató a 77 personas reclamando su absolución por entender que actuó en defensa de su país, y amenazando con nuevos ataques de otros extremistas.

La sentencia del caso, que se ha prolongado diez semanas, se conocerá el 24 de agosto, informó el tribunal de Oslo.

"Los atentados del 22 de julio fueron ataques preventivos en defensa de mi grupo étnico, y por eso no puedo reconocer la culpa. Actué en nombre de mi pueblo, mi religión y mi país. Exijo ser puesto en libertad", dijo Breivik, según medios digitales noruegos.

La historia juzgará a los cinco jueces del tribunal si condenan a un hombre que intentó frenar "el mal de hoy en día", sostuvo Breivik, quien volvió a apelar a la historia para decir que "a veces es necesario cometer una barbarie para frenar otra aún mayor".

Breivik defendió que es penalmente responsable y no padece ningún transtorno grave, y atacó a los dos autores del primer informe psiquiátrico, que le diagnosticaron una esquizofrenia paranoide, porque son los únicos de un total de 37 expertos que han encontrado síntomas psicóticos en él.

El ultraderechista dijo que los noruegos "responsables" no se van a resignar y van a luchar para no ser minoría en su país por culpa de la sociedad multicultural que defiende la elite política.

"Mis hermanos en los movimientos de resistencia noruego y europeo están sentados siguiendo este caso mientras planean nuevos ataques. Pueden ser responsables de que 40.000 personas mueran", dijo amenazante a los jueces.

Como ejemplo, citó el reciente hallazgo de un explosivo en una central nuclear sueca, en un caso donde no ha habido arrestos, pero que él atribuye a sus "hermanos" en el movimiento de resistencia .

Si los marxistas y los liberales que "controlan" Noruega quieren evitar un conflicto con los nacionalistas y conservadores, deben crear una zona reservada para ellos, como se hace con otros pueblos originarios en otras partes, lejos del "infierno multiétnico", afirmó.

Según Breivik, el Partido Laborista, que ha controlado la política del país las últimas décadas, quiere "destruir" su cultura, a la raza nórdica y al pueblo noruego, igual que hacen la UE y la ONU con los pueblos originarios europeos, mientras se respalda a los indios bolivianos.

"El hecho de que a ellos se les apoye mientras se nos reprime es una injusticia insoportable", aseguró. Breivik repitió muchas de las ideas que ha defendido en su declaración inicial y durante el juicio, como su denuncia de la "marginación" de las ideas nacionalistas o su crítica a la falta de moral, la disolución del núcleo familiar o el aborto.

Los noruegos sufren una "psicosis cultural grave", ejemplificada en que dos refugiados -uno de ellos, Alexander Rybak, de origen bielorruso y que ganó en 2009- representasen a su país en Eurovisión, una "burla y humillación" para Breivik.

El extremista noruego acusó a muchos de sus compatriotas de sufrir "auto-odio cultural" y explicó que la medicina es "más nacionalismo". Varios familiares de las víctimas abandonaron en silencio la sala antes de que comenzara a hablar, en señal de protesta.

Breivik hizo estallar el pasado 22 de julio una furgoneta bomba en el complejo gubernamental de Oslo, causando la muerte a ocho personas, y se trasladó luego en coche a la isla de Utøya, al oeste de la capital, donde perpetró una matanza en un campamento de las Juventudes Laboristas en la que murieron otras 69.