Berlusconi declarado en rebeldía tras no comparecer en el proceso Mediaset

internacional

| 28.02.2011 - 17:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El proceso Mediaset, que juzga a Silvio Berlusconi por un supuesto delito de fraude fiscal, se reanudó hoy ante el Tribunal de Milán sin el primer ministro italiano, quien fue declarado "contumaz" (en rebeldía) al no solicitar acogerse a la ley que permite justificar su ausencia por motivos de agenda.

El juicio Mediaset, que había quedado suspendido en abril de 2010 a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronunciara sobre el último escudo judicial de Berlusconi, volvió a ponerse en marcha este lunes en una audiencia que sirvió básicamente para abordar el calendario de próximas vistas del proceso.

La primera tendrá lugar el próximo 11 de abril en la misma Primera Sección Penal del Tribunal de Milán y a ella es "probable" que acuda Berlusconi, quien hoy estuvo representado por los dos abogados que batallan en todos sus procesos judiciales, Niccolò Ghedini y Piero Longo.

"Creo que Berlusconi tiene intención de estar en el aula el 11 de abril para escuchar a los testigos de la defensa", dijo Ghedini al término de la vista, en declaraciones que recogen los medios de comunicación italianos.

"No es nuestra intención hacer que prescriban los supuestos delitos, sino que nuestra intención es seguir el proceso y tener la posibilidad de defendernos", añadió.

El Tribunal de Milán juzga la compraventa de los derechos de transmisión de películas estadounidenses por parte de Mediaset (el grupo audiovisual de Berlusconi y que controla la cadena de televisión española Telecinco) bajo la sospecha de un aumento artificial del precio real de los derechos para evadir dinero al fisco y desviarlo a cuentas en el extranjero.

Los jueces, que además juzgan a otros once imputados por este mismo caso, declararon "contumaz" al primer ministro después de que sólo se personaran sus abogados sin acogerse al legítimo impedimento para excusar su ausencia, una cuestión que compete ahora caso por caso al juez como dictaminó el pasado 13 de enero el Tribunal Constitucional.

La defensa del primer ministro ya había anunciado que no intentaría apelar a la ley del legítimo impedimento, que había propiciado la suspensión de los juicios a Berlusconi en base al mecanismo autónomo de justificación que establecía la ausencia del político y que el Constitucional se encargó de echar abajo.

Mediaset es uno de los cuatro procesos que Berlusconi tiene pendientes en el mismo Tribunal de Milán: el juicio Mills (que se reanudará el próximo 11 de marzo), el caso Mediatrade (con una audiencia preliminar que empezará de cero el 5 de marzo), así como el nuevo juicio por el caso Ruby, que empezará el 6 de abril.

Los abogados de Berlusconi se quejaron precisamente hoy de esa acumulación de procesos a su defendido ante el mismo tribunal, lo que, según ellos, hipotecará el futuro establecimiento del calendario de las vistas.

"No estoy preocupado por ninguno de los cuatro procesos, porque los ganamos", afirmó hoy Longo durante una pausa del juicio, que ha generado un importante revuelo mediático en Milán por tratarse del primero de los que tiene pendientes Berlusconi que se reanuda.

"Son ya trece años que asistimos a Berlusconi y nunca ha sido condenado", agregó el abogado en la primera vista de la nueva fase de este proceso, para el que los jueces han dado como plazo máximo el 31 de marzo para presentar la lista de testigos, a fin de poder reducirla a tiempo para que el juicio no se prolongue en exceso.

El propio Berlusconi, quien asegura no tener ya móvil para no ser "espiado", fue preguntado este lunes sobre el asunto en un acto de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), en la misma ciudad en la que se celebró la vista, Milán.

"Quiero ir (al juicio), como siempre, quiero ir. Son mis abogados los que me lo impiden. Ghedini ha dicho que era una sesión para el posicionamiento de la audiencia y, por tanto, no era necesaria mi presencia", comentó el mandatario.

Entre tanto revuelo de periodistas y fotógrafos a la entrada del Tribunal de Milán, Ghedini tuvo tiempo hoy para anunciar que pretenden citar a la propia Ruby, la joven marroquí que acudió a las fiestas de Berlusconi cuando era menor de edad, para declarar como testigo en el juicio que empieza el 6 de abril por supuesto abuso de poder e incitación a la prostitución de menores.