Benedicto XVI almuerza con 350 pobres y sin techo en el Vaticano

internacional

| 26.12.2010 - 20:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El papa Benedicto XVI almorzó hoy con 350 pobres en el Vaticano, entre ellos un musulmán y un chino, a los que dijo que les lleva "en el corazón" y reza por ellos y ante los que destacó que la verdadera felicidad está en compartir, donar y amar, rechazando el egoísmo.

Los participante fueron pobres e inmigrantes sin techo a los que prestan cuidados las Misioneras de la Caridad, la congregación fundada por la beata Madre Teresa de Calcuta, de la que se cumple el centenario de su nacimiento.

"Queridos amigos, el Papa os quiere, os lleva en el corazón os une a todos en un abrazo paterno y reza por vosotros", dijo Benedicto XVI en el discurso que pronunció durante la comida, informó el Vaticano.

El Pontífice les dio las gracias por haber aceptado la invitación "y compartir conmigo la alegría de estos días de fiesta".

Benedicto XVI comió en una mesa con catorce personas, teniendo a un lado a un hombre suizo y al otro a una mujer italiana.

La comida se celebró en Aula Pablo VI del Vaticano, el mismo lugar donde el Pontífice suele almorzar con cardenales y prelados en momentos importantes de la Iglesia, como son los consistorios para la creación de purpurados o sínodos de obispos.

Fueron colocadas cuatro grandes filas de mesas y el Papa ocupó una central junto a varios pobres y los superiores de las ramas masculina y femenina de la orden de la Madre Teresa de Calcuta, la monja Mary Prema y el padre Sebastián, así como otros religiosos.

Junto a los pobres, también asistieron a la comida 180 monjas de Madre Teresa de Calcuta, que tiene en Roma numeroso centros de acogida de sin techo y pobres.

Benedicto XVI resaltó la figura de la Madre Teresa de Calcuta (1910-1997), beatificada por Juan Pablo II en 2003, de la que dijo "vivió de manera humilde por amor a Dios" y recordó que ella misma afirmaba que su "más grande premio era amar a Jesús y servirlo a través de los pobres".

"Su figura pequeña, con las manos juntas o mientras acariciaba a un enfermo, un leproso o un moribundo o un niño es la señal visible de una existencia transformada por Dios", agregó el Papa.

La Madre Teresa, añadió Benedicto XVI, da a los hombres la certeza "de que Dios jamás nos abandona".

Ya el pasado año Benedicto XVI acudió a la comunidad de Sant'Egidio, en el barrio romano de Trastévere, para comer con 150 pobres, en su primera salida del Vaticano tras el incidente de la Misa del Gallo, cuando fue empujado y tirado al suelo por una mujer que saltó una valla de la basílica de San Pedro.

En aquella ocasión comparó a los inmigrantes, pobres y sin techo con Jesús y la Familia de Nazaret, "por las dificultades y estrecheces sufridas al no encontrar hospitalidad y verse obligados a emigrar".

"En este momento de dificultades económicas, todos deben ser testigos de esperanza y rechazar las tentaciones de un egoísmo que sólo da tristeza y alegrías efímeras y deja los corazones vacíos", agregó el Papa durante la comida.

Benedicto XVI tiene también previsto visitar el 5 de enero, en la víspera de la festividad de los Reyes Magos, a los niños enfermos del Policlínico Gemelli de Roma.