Ban pide al gobierno venezolano que escuche las demandas de los manifestantes

La Policía venezolana dispersó con gases lacrimógenos a los manifestantes al este de Caracas

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki moon

internacional

| 03.03.2014 - 13:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki moon, apeló a las autoridades venezolanas a que "escuchen" las demandas de aquellos que desde hace semanas se manifiestan en las calles en protesta contra el Gobierno.

"Urjo a las autoridades venezolanas a que escuchen las legítimas aspiraciones de los que protestan", afirmó Ban, en una rueda de prensa al margen del segmento de alto nivel de la vigésimo quinta sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que hoy comenzó en Ginebra y en cuya inauguración participó.

El secretario general instó a las partes a que dialoguen con la oposición y con los que llenan las calles, y no hizo ninguna referencia explícita a la Conferencia Nacional por la Paz en la que participaron varios sectores del empresariado, la sociedad civil y la Iglesia, a instancias del presidente Nicolás Maduro.

Asimismo, Ban pidió a las autoridades que velen porque se respeten los derechos a la libertad de expresión y de manifestación, pero dejó bien claro que los manifestantes deben expresar su descontento "de forma pacífica".

Todas estas reflexiones serán transmitidas directamente al ministro de Exteriores de Venezuela, Elias Jaua, con quien Ban mantendrá hoy un encuentro en Ginebra.

LA POLICÍA DISPERASA A LOS MANIFESTANTES CON GASES LACRIMÓGENOS

Venezuela está inmersa en una oleada de protestas desde que el pasado día 12 murieron tres jóvenes en actos de violencia tras una manifestación pacífica de estudiantes y opositores en Caracas. Hasta la fecha, las protestas han dejado casi dos decenas de fallecidos, más de 260 heridos y 700 detenidos.

La policía venezolana dispersó con gases lacrimógenos a manifestantes que se habían congregado en la plaza de Altamira y sus alrededores, en el este de Caracas, tras culminar hoy sin actos de violencia una marcha antigubernamental en la zona.

Ramón Muchacho, alcalde de Chacao, escenario de las escaramuzas con la policía, informó de que las instancias de auxilio de su ayuntamiento atendieron entrada la noche a 17 personas afectadas, dos de ellas heridas con perdigones.

"No quedan manifestantes en la Plaza Altamira. Vías permanecen cerradas, Mucho gas aún en el ambiente" y "17 casos: 2 heridos por perdigón, 8 por contusiones/laceraciones, 7 disneas por gases", escribió en Twitter el alcalde opositor al Gobierno, contra el cual se repiten las protestas desde el 12 de febrero pasado.

Varias de estas protestas han derivado en hechos de violencia, lo que desde el mes pasado han dejado 18 muertos y centenares de heridos.

Tras la multitudinaria marcha de hoy convocada por estudiantes y secundada por opositores de todo signo y que culminó sin novedades, un grupo de radicales protagonizó en la Plaza Altamira y su alrededores algunos choques con agentes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), que respondió con gases y disparos de perdigones la lluvia de piedras de los manifestantes.

El pasado viernes la GNB detuvo en el mismo lugar a 42 personas, entre ellas la fotoperiodista italiana Francesca Commissari, que hoy fueron dejados en libertad.

La italiana y otro ciudadano de nacionalidad portuguesa recibieron orden de libertad plena de un juez de Caracas que los procesó junto a 39 venezolanos, asimismo apresados el viernes en el marco de las protestas que se registran en Venezuela desde el pasado 12 de febrero contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En los últimos días se han repetido las denuncias por parte de colectivos de periodistas que denuncian las dificultades para poder ejercer su trabajo y las detenciones de profesionales de la información en el ejercicio de sus funciones durante la cobertura de las protestas.