Aumentan a 110 los muertos en la estampida en un templo hindú en la India

internacional

| 14.10.2013 - 09:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El número de fieles hindúes fallecidos en la estampida ocurrida en las cercanías de un templo en el estado central indio de Madhya Pradesh aumentó a 110, informó hoy la prensa local.

El suceso ocurrió ayer por la mañana en un puente sobre el río Sindh que conduce al histórico templo de Ratangarh, situado en el distrito de Datia, donde una multitud se había congregado con motivo de una festividad en honor a la diosa Durga.

Más de un centenar de personas se encuentran heridas, algunas de ellas en estado grave, mientras aún quedan cuerpos por recuperar del río, según el diario The Times of India, que no especificó sus fuentes.

Más de medio millón de personas peregrinaron al templo para celebrar la última jornada (Dushera) de una maratón festivalera de nueve noches y diez días.Los medios de comunicación locales recogen dos versiones de las causas del accidente.

Una versión señala a un rumor de que el puente se iba a derrumbar como origen de la estampida, de acuerdo al diario The Times of India.

Sin embargo, algunos testigos han responsabilizado a las fuerzas del orden por actuar con negligencia, por lo que el jefe de Gobierno de Madhya Pradesh, Shrivaj Singh Chouhan, ha ordenado la apertura de una investigación para esclarecer la tragedia."En un momento de pánico la Policía cargó y empeoró la situación. Muchas personas se vieron forzadas a saltar desde el puente", explicó un testigo, Manoj Sharma, citado por el periódico.

Además, las autoridades permitieron que tractores y camiones circulasen por el abarrotado puente, en el que murieron más de 50 personas en una estampida en 2006.

Las avalanchas son un fenómeno frecuente en las celebraciones religiosas indias y se deben en gran parte a las deficiencias en la gestión de las concentraciones multitudinarias o a la precariedad de las infraestructuras que rodean los lugares de culto. La peor tragedia de los últimos años sucedió en enero de 2011 en el Estado meridional de Kerala, donde 102 fieles fallecieron en una zona boscosa y montañosa que conducía a un templo de difícil acceso.