Un helicóptero dispara a las sedes del Supremo y el ministerio del Interior de Venezuela

Maduro advierte que irá a las armas si se destruye la revolución bolivariana

internacional

| 28.06.2017 - 07:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Gobierno de Venezuela informó este martes de que un agente de la policía científica de ese país hurtó un helicóptero con el que sobrevoló y abrió fuego contra las sedes del Ministerio de Interior y del Tribunal Supremo (TSJ) en Caracas, y asoció a este hombre con la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, explicó que la aeronave fue hurtada de la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, y que el responsable es Óscar Pérez, inspector adscrito a la división de transporte aéreo de la policía científica (CICPC).

En cadena obligatoria de radio y televisión el ministro señaló que "el complotado" voló la aeronave hasta el Ministerio de Interior en el centro de la capital y "efectuó alrededor de 15 disparos contra la edificación", mientras en la terraza de ese organismo se realizaba un "agasajo" con unas 80 personas.

Luego, se dirigió a la sede del Poder Judicial donde "fueron efectuados disparos y lanzadas al menos cuatro granadas de origen colombiano y fabricación israelí, de las cuales una no estalló y fue colectada". Según Villegas, estos ataques forman parte de "una escalada golpista contra la Constitución y sus instituciones", y aseguró que Pérez está siendo investigado por sus "vínculos con la Agencia Central de Inteligencia" y la embajada de Estados Unidos en Venezuela.

"Así como sus vínculos con un exministro del Interior quien recientemente ha confirmado públicamente sus contactos con la CIA", dijo en alusión al Miguel Rodríguez Torres, quien denunció la "falsedad" de un documento hecho público por un medio progubernamental que le relaciona con la CIA.

Para el gobierno venezolano, estos son ataques de carácter terrorista "enmarcados en la ofensiva insurreccional adelantada por factores extremistas de la derecha venezolana con apoyo de gobiernos y poderes extranjeros".

Villegas destacó que la Fuerza Armada y los cuerpos de seguridad del Estado se encuentran desplegados con el objetivo de capturar al autor de estos hechos y recuperar la aeronave, y exhortó a la ciudadanía a comunicarse con las autoridades a través del 911 en caso de tener información sobre el paradero de Pérez o el helicóptero. Asimismo, emplazó a la oposición venezolana y a todos los factores políticos del país a condenar "resueltamente" estos hechos y a "deslindarse de la violencia", y enfatizó que ningún ataque detendrá el proceso constituyente que activó el presidente, Nicolás Maduro, para redactar un nuevo ordenamiento jurídico.

MADURO ADVIERTE QUE IRÁ A LAS ARMAS SI SE DESTRUYE LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió hoy de que si se destruye la revolución bolivariana "iría a las armas", y que "lo que no se pudo lograr con los votos lo haríamos con las armas". Este discurso ha sido tomado por la oposición venezolana como la aceptación por parte del presidente de que el país "vive en una dictadura".

La jornada de este martes fue de especial violencia ya que la pelea alcanzó al interior de la sede parlamentaria, con enfrentamiento entre diputados y policías, con un ataque a la Asamblea Nacional de manifestantes armados con cohetes pirotécnicos y rematada cuando un helicóptero sobrevoló el Tribunal Supremo y, según el propio Maduro, arrojó dos bombas contra el edificio, aunque no se reportaron heridos en esta acción. En el balance de la jornada hay que registrar una nueva muerte, esta vez se trata de un militar en el estado de Aragua, que recibió un tiro en una pierna.

El presidente fue contundente en su discurso de hoy en un acto público en Caracas: "Si Venezuela fuera sumida en el caos y la violencia y fuera destruida la revolución bolivariana, nosotros iríamos al combate, nosotros jamás nos rendiríamos, y lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas".

Maduro pidió al mundo que escuche esta advertencia y subrayó que su Gobierno es "la única opción de paz" que tiene el país. La amenaza de Maduro fue calificada por el jefe del Parlamento, el opositor Julio Borges, como una aceptación de que Venezuela vive una dictadura violenta, y señaló que el presidente es "quien está buscando que Venezuela vaya al caos", además de buscar su "permanencia en el poder".

Por este discurso los opositores también responsabilizaron a Maduro de que grupos civiles armados atacaran la sede del Legislativo, después de que se produjera un choque entre algunos diputados y miembros de la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada) dentro del edificio.Estos grupos lanzaron cohetes pirotécnicos y otro tipo de artefactos hacia el interior del Parlamento, según algunos vídeos publicados en las redes sociales.

Los parlamentarios y trabajadores permanecieron encerrados dentro del Palacio unas cuatro horas hasta que estas personas se retiraron.

En el momento del asedio, la Cámara discutía el rechazo al uso de armas de fuego y sustancias tóxicas para el control de las protestas públicas y, además, para pedir a la Fiscalía que investigue estas actuaciones que "atentan contra los derechos humanos".