Asaltan con blindados la base aérea ucraniana de Belbek, en Crimea

Ucrania se resiste a sacar tropas de Crimea, forzadas a rendir sus unidades

internacional

| 22.03.2014 - 17:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tropas rusas asaltaron hoy con carros blindados una base militar ucraniana situada en la localidad de Belbek (Crimea), después de haber dado un ultimátum a los mandos de esa unidad para que entregaran el cuartel o cambiaran de bando.

Al menos seis carros blindados rusos participan en el asalto, en el transcurso del cual se han oído disparos y al menos un periodista ha resultado herido, según varias fuentes citadas por el periódico ucraniano "Ukraínskaya Pravda".

UCRANIA SE RESISTE A SACAR SUS TROPAS DE CRIMEA

Soldados de una unidad de la Armada ucraniana emplazada en Novofiodorovsk (Crimea) abandonaron hoy su base tras ser hostigados por un grupo de civiles en un nuevo episodio que deja en evidencia la indecisión de Ucrania sobre el futuro de sus militares en la península.

La cúpula ucraniana sigue sin manifestar voluntad política para evacuar a sus tropas de la República de Crimea, incorporada por Rusia esta semana, a pesar de las duras críticas vertidas a Kiev por los mandos militares emplazados en la península.

Mientras, las noticias de unidades, aeropuertos y barcos ucranianos asaltados y tomados por hombres uniformados que se identifican como fuerzas crimeas se suceden día tras día desde el comienzo de la crisis.

Medios ucranianos informaron hoy del asalto y toma del único barco bajo bandera ucraniana que quedaba en el lago de Donuzlav, que no ha podido salir a mar abierto y abandonar las aguas territoriales de la península después de que las tropas rusas hundieran dos embarcaciones ucranianas para cerrar esta vía de escape.

El capitán de tercer rango Vladímir Jromchenkov, comandante del buque mediano de desembarco "Kirovograd", con base en una localidad del mismo lago, denunció hoy el abandono que siente su unidad por parte de los altos mandos ucranianos.

"Nos gustaría que los dirigentes del país se comunicaran con nosotros. Tanto (el presidente interino de Ucrania, Alexandr) Turchínov como (el ministro de Defensa, Ígor) Teniuj han dicho que han hablado con todos, pero con nosotros nadie se ha comunicado", se quejó en una conexión con la principal televisión ucraniana.

También el segundo comandante del batallón de infantería marina de Kerch (Crimea), Alexéi Nikíforov, denunció esta madrugada la desidia del Gobierno, del Estado Mayor y de la Armada ucranianos a la hora de tomar una decisión sobre el futuro de las tropas en la península.

"Ni un representante del Estado Mayor ha visitado la unidad en todo este tiempo. Ni un sólo representante de la Comandancia de la Armada ha venido aquí desde el pasado día 1 de marzo", lamentó Nikíforov.

El marine ucraniano, cuya unidad ha estado bloqueada durante varias semanas por las llamadas autodefensas de Crimea, se quejó de no haber recibido ni una llamada telefónica del ministro de Defensa.

"Me visitaban cada día representantes de la Federación de Rusia. Conozco mejor a sus generales que a los míos", recalcó.

Sin embargo, el comandante en jefe de la Armada ucraniana, Serguéi Gaiduk, aseguró poco antes que mantiene contacto permanente con los mandos de todas sus unidades en Crimea.

A su vez, el ministro de Defensa cargó sobre la cúpula política del país la responsabilidad de tomar una decisión sobre el futuro de las tropas de este país en la rebelde península.

"La situación en Crimea es extremadamente tensa, y así se lo transmitimos a diario a las autoridades del Estado. Para resolver esta situación debe haber una decisión de la dirección política" del país, dijo anoche Teniuj.

Y mientras una veintena de soldados ucranianos de la base naval de Sepastópol que no han querido cambiar de bando pidieron hoy a su país que les saque de Crimea, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, encargó esa tarea a la Flota rusa del Mar Negro, con base en el mismo Sebastópol.

El Ministerio de Defensa ruso presume de que 54 de los 67 barcos de la Armada ucraniana emplazados en Crimea han cambiado de bando y se han puesto bajo el mando de la Fuerzas Navales rusas.

Aparentemente ajeno a Crimea, Turchínov advirtió en Kiev de que Ucrania "combatirá al enemigo en caso de una invasión de nuestro territorio".

Lo dijo después de reunirse con el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, de visita en Kiev para mostrar el apoyo de Alemania a las nuevas autoridades de Ucrania y condenar la integración de Crimea en Rusia.

"El referéndum de Crimea de la semana pasada, la decisión del Consejo de la Federación (Senado ruso) y la posterior integración de Crimea en la Federación de Rusia (promulgada ayer por el presidente ruso, Vladímir Putin) lleva a la violación del derecho internacional y los intentos de dividir Europa", lamentó Steinmeier.

También cuenta la cúpula ucraniana con el apoyo y solidaridad del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que en su segunda jornada en Kiev, se reunió hoy con el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk.